Guindos: “El futuro del euro se juega en las próximas semanas en Italia y España”

El ministro de Economía aboga por un fondo de rescate para los bancos europeos Asegura que no hay huída de capitales, sino menos refinanciaciones en mercados monetarios

España como epicentro de la gran crisis europea, como gran riesgo para el futuro de la moneda única. El ministro de Economía, Luis de Guindos, no intentó este jueves rebajar la sensación que ya cala en toda la sociedad europea: que estos son tiempos cruciales para salvar o renunciar al proyecto europeo. Guindos admitió que la divisa común se encuentra en una “encrucijada” y dejó claro que la batalla del euro se libra en España e Italia, piezas de caza mayor, que si caen, arrastrarían a la eurozona. “El futuro del euro se va a jugar en las próximas semanas en Italia y España”, dijo en las jornadas del Círculo de Economía en Sitges, en un mensaje de presión dirigido claramente a las autoridades alemanas.

“La batalla del euro se libra ahora en España e Italia y eso nos debe hacer ser especialmente responsables” Luis de Guindos

Guindos recalcó que hay cosas urgentes que hacer para evitar la desintegración del euro. Confió en que “en los próximos días y semanas” se logre constituir un mecanismo de inyección de capital a los bancos de la zona euro. También defendió la necesidad de avanzar hacia una “unión bancaria” europea, de forma que la supervisión de las entidades financieras esté más coordinada, y hacia un “sistema de depósitos más integrado”, una suerte de Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) paneuropeo. Bruselas defendió el miércoles este proyecto, con ese fondo de garantía de depósitos común, como única vía para salir de la crisis financiera, pero Berlín se opone rotundamente a la idea.

Para España, una medida de estas características resulta clave para asegurarse el saneamiento de su sector financiero, muy castigado por los activos inmobiliarios tóxicos, sin tener que pedir ayuda a Europa. Un mecanismo de resolución de crisis de entidades financieras podría podría permitir al fondo de rescate inyectar dinero a los bancos sin pasar por los Estados. La banca española, que se va a someter al examen de dos auditoras internacionales, tendrá que llevar a cabo fuertes provisiones para protegerse ante posibles pérdidas por créditos fallidos. Aun no se conoce la cifra, pero algunas fuentes aventuran una necesidad de 50.000 millones.

Más información
Bruselas critica con dureza las medidas de Rajoy contra la crisis
La desconfianza en la banca eleva a niveles récord la salida de capitales
El Gobierno dice se ha coordinado con EE UU para sanear los bancos
Rajoy llama a Merkel y se aferra a su apoyo mientras la presión crece

Guindos apeló a la responsabilidad y enfatizó su mensaje: “La batalla del euro se libra en estos momentos en países muy importantes como España e Italia y eso nos debe hacer ser especialmente responsables”, dijo, y manifestó la “confianza” que tiene Alemania en las reformas emprendidas por España.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

El ministro también se refirió a los datos publicados por el Banco de España, que indican que hay una importante retirada de capitales. A su juicio, los datos no reflejan una salida, sino “las dificultades de financiación en mercados monetarios”. “Se trata de diferencias de necesidades de refinanciación que existían antes”, aseguró. "Este Gobierno no va a generar falsas expectativas. Lo de los brotes verdes lo anunciaremos cuando estemos muy convencidos de que se van a producir", dijo. "Estoy convencido de que la economía española, antes que después, volverá a crecer", remachó el ministro.

Sobre la firma

Lluís Pellicer

Es jefe de sección de Economía de EL PAÍS, donde ha desarrollado la mayor parte de su carrera. Ha sido corresponsal en Bruselas entre 2018 y 2021 y redactor de Economía en Barcelona, donde cubrió la crisis inmobiliaria de 2008. Licenciado en Periodismo por la Universitat Autònoma de Barcelona, ha cursado el programa de desarrollo directivo de IESE.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS