Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El BCE añade confusión al rectificar un comunicado sobre los planes de España

El organismo dice que no ha sido consultado por el Gobierno y sus planes sobre la banca

En un primer borrador advertía de que los fondos no podían salir del Eurosistema

Una escultura del símbolo del euro ante la sede del Banco Central Europeo en Fráncfort (Alemania).
Una escultura del símbolo del euro ante la sede del Banco Central Europeo en Fráncfort (Alemania). EFE

El Banco Central Europeo ha salido al paso de las informaciones publicadas en las últimas horas, en las que se asegura que el instituto emisor ha rechazado la propuesta del Gobierno para recapitalizar a la banca, con un comunicado en el que afirma que no ha sido consultado. Sin embargo, la entrada en escena del instituto emisor, que no suele responder a las noticias que aparecen en los medios, más que aclarar ha contribuido a aumentar la confusión ya que antes del comunicado oficial ha distribuido un borrador en el que dejaba constancia de que no aceptaba la idea del Gobierno de inyectar deuda directamente en Bankia, ya fuera una decisión tomada, un plan en marcha o una alternativa en estudio.

“Contrariamente a las informaciones públicas, el BCE no ha sido consultado y no tiene una posición expresa sobre los planes de las autoridades españolas para recapitalizar un gran banco español”, afirma el comunicado antes de concluir indicando que, el organismo “sigue estando preparado para dar su consejo en lo relativo a estos planes”.

En el borrador, sin embargo, se había incluido un segundo párrafo en el que se indicaba que, “en cualquier caso, se recuerda que los fondos que se necesitan para reforzar a las entidades y que cumplan con los requisitos de capital no pueden provenir del Eurosistema” tal y como planteaba una de las propuestas iniciales del Ejecutivo para reflotar a Bankia pero que ya ha sido retirada.

El BCE, que tiene su sede central en Fráncfort, ha justificado el envío de los dos textos por "un error técnico" y califica el primero de los documentos de una "versión equivocada".

La alternativa que barajaba el Gobierno para recapitalizar a Bankia, tal y como informó EL PAÍS este pasado fin de semana, permitía al Estado esquivar a los mercados para captar este capital, ya que apostaba por inyectar directamente en la entidad deuda del Tesoro. Esta opción, sin embargo, suponía trasladar al BCE la función de dotar de liquidez al grupo financiero, lo que se traducía en que sería el instituto emisor quien cargase también con el riesgo de la operación, algo que choca contra los tratados europeos.

“Sería contrario al espíritu de los Tratados", han indicado desde Fráncfort fuentes financieras  familiarizadas con ese debate sobre la posibilidad de inyectar deuda pública en la banca española. "El propio Gobierno ha dado marcha atrás", han añadido antes de señalar que aunque "no es posible una financiación monetaria de la deuda pública, el BCE tiene instrumentos para estar a la altura de su responsabilidad sobre la estabilidad del sistema financiero europeo”.