Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

AENA contempla más subidas de las tasas aeroportuarias para aliviar la deuda

Los incrementos en 2013 pueden ser como máximo equivalentes al IPC más cinco puntos

El grupo quiere aumentar el resultado bruto de explotación hasta un 80% en tres años

Torre de control del aeropuerto de Barajas.
Torre de control del aeropuerto de Barajas. EFE

AENA, la compañía pública que gestiona los aeropuertos españoles, contempla la posibilidad de nuevas subidas de las tasas aeroportuarias entre 2013 y 2015 que serán, por ley, de un máximo de cinco puntos porcentuales por encima de la inflación, según ha indicado este jueves su presidente, José Manuel Vargas. El objetivo es aliviar el peso de la abultada deuda que arrastra el grupo, que asciende a 14.000 millones de euros.

Los presupuestos para 2012 ya incluyen un fuerte incremento de las tasas, de una media del 10%, pero que alcanzan el 50% en Madrid y Barcelona, con la consiguiente repercusión en el precio de los billetes. El Ministerio de Fomento, del que depende AENA, estudia además que las tasas se fijen a partir de 2013 en función del horario, de forma que las más altas correspondan a las horas de mayor tráfico, según ha afirmado Vargas en un encuentro con la prensa organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica en Madrid.

Además de la subida de las tasas, justificada por Vargas por las elevadas inversiones realizadas en la última década (18.000 millones), AENA ha puesto en marcha un plan estratégico 2012-2016 que persigue aumentar hasta un 80% en tres años el resultado bruto operativo (ebitda) para aliviar el peso de la deuda (ahora la deuda es 15 veces el ebitda y se quiere reducir esa cifra a cinco). El plan contempla la apertura de nuevas tiendas en los aeropuertos, el desarrollo de nuevas rutas, la racionalización de las infraestructuras existentes (incluido el posible cierre de aeropuertos deficitarios) y el impulso de la actividad internacional.

"Los aeropuertos de menor actividad, con menos de 500.000 pasajeros al mes, no son los causantes de nuestros problemas de caja", ha dicho Vargas, preguntado por el posible cierre de algunos de estos aeródromos. "Tendremos que ver si tiene sentido cerrar un aeropuerto cuando ya se ha hecho la inversión", ha añadido. AENA también contempla la posibilidad de reducir los horarios de funcionamiento de los aeropuertos con pocos vuelos, de forma que se puedan concentrar por la mañana o la tarde, por ejemplo.

Con el horizonte siempre puesto en una eventual privatización, el objetivo es que de los 47 aeropuertos que conforman la red, 30 generen un resultado de explotación positivo frente a los 17 actuales. En 2011, solo 10 aeropuertos registraron ganancias y 39 presentaron pérdidas después de impuestos. "Antes de evaluar cualquier proceso de privatización hay que ejecutar al plan estratégico. La entrada de capital privado puede ser interesante, pero exige primero la puesta en valor de la compañía, un proceso que requiere tiempo, y que la situación en los mercados sea la adecuada", ha dicho el presidente de AENA.

Poco después de tomar posesión del cargo, la ministra de Fomento, Ana Pastor, anunció en enero la anulación de los planes para privatizar AENA Aeropuertos, proceso que iba a culminar con la concesión de la gestión de los aeropuertos de Madrid-Barajas y Barcelona-El Prat, lanzada por el Gobierno socialista.

AENA quiere incrementar un 20% los ingresos procedentes de la venta en las tiendas con un nuevo modelo de establecimientos de paso, que obligan al pasajero a cruzarlas para llegar a la puerta de embarque.