Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hollande y Monti presionan a Merkel para la emisión de eurobonos

Londres se suma a la propuesta y París rechaza que el alemán Schäuble presida el Eurogrupo

Barack Obama, François Hollande y Angela Merkel en la cumbre del G-8
Barack Obama, François Hollande y Angela Merkel en la cumbre del G-8 AFP

François Hollande afirmó el sábado que llevará el miércoles a la reunión informal que los líderes de los Veintisiete celebran en Bruselas una propuesta para que la Unión Europea emita eurobonos. “Presentaré todas las propuestas posibles para el crecimiento”, dijo Hollande a la prensa tras la cumbre del G8 en Camp David, “y dentro de ese paquete de medidas estarán los eurobonos. Y no seré el único que los propondrá, según he podido confirmar en el G8”, agregó.

Aunque Hollande no aclaró quién será el otro país que apoya la idea, el aliado de París en esa empresa es Roma. Hollande se reunió con Mario Monti, el jefe del Gobierno italiano, al margen del G8, y ambos se pusieron de acuerdo en las propuestas que impulsarán en la cumbre del miércoles. Monti afirmó que el día 23 Europa debe consensuar “medidas concretas, como un refuerzo del capital del Banco Europeo de Inversiones, las obligaciones destinadas a los proyectos (de infraestructura, llamados en inglés project-bonds) y una evolución hacia los eurobonos”.

El presidente del Ejecutivo italiano se congratuló además por la elección en Francia de Hollande, y convocó una reunión trilateral con la canciller Angela Merkel y el presidente francés en Roma antes de las legislativas francesas del 10 y 17 de junio, y de la cumbre del 27 y 28 de ese mes en Bruselas. “No podemos contentarnos con esperar a las reformas estructurales y la reducción de los déficits para generar crecimiento”, remachó el jefe del Gobierno italiano.

El deseo recurrente de los eurobonos

Los eurobonos son un deseo recurrente de los vecinos alpinos que se ha ido desvaneciendo porque Alemania ve con malos ojos la posibilidad de emitir deuda europea en nombre de los 17 países de la moneda única. Dada la precaria situación financiera de los demás socios, Berlín debería garantizar en última instancia esas obligaciones.

Aunque la canciller no ha descartado la posibilidad de emitir eurobonos a largo plazo si Europa avanzaba hacia una mayor unidad fiscal y política, el Reino Unido también apretará a Merkel para que tome ese camino lo antes posible. Según ha declarado Nick Clegg, el viceprimer ministro británico, a la revista alemana Der Spiegel, Alemania tiene que gastar más dinero para apoyar a los países europeos en crisis. “La moneda única no funcionará sin transferencias de pagos, y la disciplina fiscal sola no salvará al euro. Es inevitable pagar directamente a otros Gobiernos o emitir eurobonos”, dice Clegg en la entrevista avanzada por Bloomberg y que se publicará el lunes.

Tras su bautismo de fuego internacional, Hollande apareció crecido ante la prensa y presumió de haber colocado el crecimiento en la agenda internacional: “Creo haber honrado ya el mandato de los electores franceses”, dijo. La oposición conservadora le reprochó ayer el hecho de que no hayan salido medidas concretas de la cumbre del G8, y le acusó de emplearse en “una batalla de palabras”.

Primera reunión europea

El miércoles, el optimista presidente francés echará el resto en su primera reunión europea. Merkel parece haber abierto la mano, aunque al hablar con la prensa alemana repitió la letanía habitual de que Europa no puede crecer con más crédito. Minutos más tarde, aunque la cita no estaba prevista, Obama y Merkel se vieron en un cara a cara bilateral, y el presidente estadounidense recordó a la Canciller que “la recuperación europea es de extraordinaria importancia”.

Hollande trató de tender puentes con Berlín para evitar dar la imagen de que la canciller salió más aislada de lo que entró en el G8. “Hemos tenido una discusión franca sobre el crecimiento, pero los compromisos presupuestarios no están en cuestión. No hay razón para pensar que ningún país ha quedado aislado”, dijo. Y luego dio a entender que la ayuda de Obama puede ser crucial para que Merkel acepte algunos cambios: “Si queremos movernos hacia delante, tenemos que hacerlo con todo el mundo que cuenta en Europa. Con Alemania, naturalmente, pero también con el resto del mundo”.

Lo cierto es que el eje franco-alemán parece hoy muy distinto de como era hace solo dos meses. Hollande ha expresado sus “fuertes reservas” respecto a la posible nominación del ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, como nuevo presidente del Eurogrupo, el cónclave de ministros de Economía de la zona euro. Según Der Spiegel, el presidente francés ha comunicado ya a los responsables políticos de Bruselas su oposición a la candidatura de Schäuble, que ha hecho oficial su intención de optar al puesto. El actual presidente del Eurogrupo, el luxemburgués Jean-Claude Juncker, en el cargo desde que se creó en 2005, termina su mandato en julio y no desea continuar.

Además del puesto de Juncker, Europa debe resolver pronto otros dos nombramientos sensibles, el del presidente del Mecanismo Europeo de Estabilidad y un cargo en el directorio del Banco Central Europeo.