Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REVISIÓN DE LAS CUENTAS PÚBLICAS

Bruselas enviará expertos a España para ver si la revisión del déficit es exhaustiva

Funcionarios de Eurostat, oficina estadística comunitaria, viajarán a Madrid la semana que viene

Pretenden aclarar si la comprobación de la desviación de las cuentas es exhaustiva

Hollande asegura que en la cumbre no se ha tratado el rescate de la banca española

Vista de la fachada del Banco de España Ampliar foto
Vista de la fachada del Banco de España EFE

La intervención blanda de las instituciones europeas y del Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre España no termina de descubrir agujeros. En evidencia quedan unos y otros, con la crucial salvedad de que son los otros quienes tienen la sartén por el mango, y no España. El último sapo en saltar de España ha sido el adicional desvío del déficit en cuatro décimas, hasta el 8,9% de lo que empezó siendo un 6% y parecía haber quedado en el 8,5%. Una sorprendida Bruselas va a enviar la semana entrante otra vez inspectores de Eurostat a Madrid para aclarar “sin demora” si este desvío puede considerarse de una vez la última palabra sobre el auténtico estado de las cuentas españolas. En palabras de un portavoz, “si el ajuste en el nivel inferior del Gobierno [es decir, la comunidades autónomas] puede considerarse exhaustivo”.

Eurostat certificó el pasado 23 de abril la cifra del 8,5% del déficit para 2011, fruto de la visita de dos misiones en tres semanas de marzo para determinar la calidad de la cuentas. La Comisión tenía tanta fe en España y en sus esfuerzos de disciplina presupuestaria, con recortes previstos de 18.000 millones, que el pasado viernes, horas antes de que trascendiese el nuevo reajuste al alza del déficit, una fuente comunitaria reveló que el obligado 6,4% en que deben quedar los números rojos en este 2012 podría ser rebajado alguna décima. Ahora esa fe se ha quebrado.

La nueva visita de Eurostat al Instituto Nacional de Estadística es la penúltima de una serie de fiscalizaciones externas de las cuentas españolas, por las que también se han interesado el FMI y el Banco Central Europeo (BCE), amén del Ecofín, los ministros de Finanzas de la Unión. De hecho, el BCE es padrino -“mostró interés”, en palabras del ministro de Economía, Luis de Guindos- de una auditoría de la banca española, que según el Gobierno tendrá dos fases: una prueba de esfuerzo en este mes de mayo y, luego, un análisis detallado de los balances.

El Gobierno de Mariano Rajoy explicó ayer a través de una nota que la desviación respecto a la cifra oficial del 8,5% enviada a la Comisión en marzo se debe principalmente al aumento del déficit de la Comunidad de Madrid, el doble de lo anunciado, y de Valencia. En menor medida, también han contribuido al desfase Andalucía y Castilla y León.

Mientras, la posibilidad de un rescate de los bancos españoles, que ayer sugirió el presidente francés, François Hollande, queda de momento en el aire. En la segunda jornada de la cumbre del G-8, celebrada ese sábado, el líder francés ha asegurado que no se hablado nada sobre la posible recapitalización de la banca española porque no era el foro adecuado para hacerlo.

Guindos resta importancia a la revisión

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ha restado importancia a las nuevas desviaciones en el déficit y vuelve a atribuir la nueva situación deficitaria a la herencia del gobierno socialista. En este sentido, De Guindos, que ha acudido al Congreso del PP en Canarias en el que el ministro de Industria, José Manuel Soria, ha sido reelegido como presidente, ha asegurado que el reciente acuerdo entre Gobierno y las comunidades aprobados en el Consejo de Política Fiscal y Financiera ya tenían en cuenta la desviación de 4.000 millones de euros, de los cuales 3.000 millones corresponden a las comunidades de Madrid, Valencia y Castilla y León.

“Es fundamental tener en cuenta que el acuerdo alcanzado con las autonomías compensa esta potencial desviación y que corresponde a ejercicios anteriores al actual”. Del mismo modo, el ministro valora la solidaridad y el esfuerzo demostrado por las comunidades autónomas y asegura que el hecho de tener a las comunidades autónomas “absolutamente alienadas con la administración central para reducir el déficit público que es el principal problema actual, es muy importante y básico para la generación de confianza y la senda de crecimiento económico y de empleo en nuestro país”.

Sin embargo, el secretario de Organización del PSOE, Óscar López, ha rechazado la responsabilidad de los socialistas a la que aludía Guindos y ha asegurado que si España tiene más déficit del que esperaba es porque "mintieron" las comunidades autónomas gobernadas por el PP. "Con tal de no asumir sus reformas y su responsabilidad han echado la culpa a todos, pero ahora resulta que, paradojas de la vida, la herencia estaba en los cajones de los gobiernos autonómicos del PP", ha recalcado durante su intervención este sábado en la apertura del XII Congreso Provincial del PSOE en Segovia. Para López, este legado "oculto" corresponde a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, a su homólogo en la Comunidad Valenciana, Francisco Camps, así como al resto de los presidentes del PP.

Por su parte, Tomás Gómez, secretario de los socialistas madrileños, ha pedido la comparecencia de la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, y del ex consejero de Hacienda de la comunidad, Antonio Beteta, ahora secretario de Estado de Administraciones Públicas como "responsables de las cuentas madrileñas". También se ha sumado a las críticas el lehendakari, Patxi López,  que ha reprochado este sábado al PP "el engaño" en el déficit de las comunidades de Madrid y Valencia, y ha afirmado que ahora "no todos tenemos que pagar los desastres" de los populares.