Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CEOE rechaza el arbitraje obligatorio que impone la reforma

"No vemos poner el arbitraje en manos de la Comisión de Convenios", afirma la patronal

Los sindicatos piden a sus bases “usar la cabeza” en las protestas

El secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, se dirige a los asistentes a una asamblea de delegados sindicales.
El secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, se dirige a los asistentes a una asamblea de delegados sindicales. EFE

No solo son las centrales sindicales rechazan el arbitraje obligatorio que impone la reforma laboral si hay desacuerdo entre empresarios y trabajadores cuando se intenta cambiar las condiciones laborales. “No vemos poner el arbitraje en manos de la Comisión Consultiva de Convenios”, afirmaba ayer José de la Cavada, director de relaciones laborales de CEOE, de esta novedad introducida en la reforma laboral. Los sindicatos ya habían mostrado su disconformidad el día anterior, tras salir de una reunión con la ministra de Empleo, Fátima Báñez. UGT y CC OO, incluso, que creen que este punto de la reforma es inconstitucional.

“Hemos apostado por los mecanismos extrajudiciales porque actualmente solo un tercio de las decisiones judiciales son favorables al empresario”, continuó De la Cavada, en una jornada organizada ayer por la Asociación para el Progreso de la Dirección. Mucho más crítico fue Carlos Bravo, de CC OO, que se quejó de “la falta de respeto” del Gobierno con los agentes sociales. “Ha sido una falta de respeto a los contenidos del acuerdo porque ha ido mucho más allá”, espetó Bravo, en referencia al acuerdo de resolución extrajudicial de conflictos laborales, en el que sindicatos y empresarios acordaron impulsar el arbitraje en los convenios colectivos y al pacto de moderación salarial en el que ambas partes pactaron el impulso de los convenios empresariales sin mediar cambio legal alguno, como ha hecho la reforma laboral.

Hay que pensar con la cabeza para luchar con el corazón

Ignacio Fernández Toxo, CC OO

Por otro lado, ayer los sindicatos comenzaron con su campaña de “movilización creciente”. Los líderes de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, y UGT, Cándido Méndez, celebraron ayer una asamblea con los delegados sindicales de Madrid. En la cita, el primero pidió “usar la cabeza” en las movilizaciones contra la reforma laboral. “Hay que pensar con la cabeza para luchar con el corazón”, clamó, para justificar que los sindicatos no hayan convocado, de momento, una huelga general. No obstante, cuando un asistente reclamó la huelga, Toxo respondió: “Todo llegará”. Méndez, por su parte, afirmó que con la reforma van a “estar incómodos” hasta los empresarios, ya que ellos pedían financiación “y se les ha dado un garrote”.

Por la tarde, ambos dirigentes sindicales se reunieron con el portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran i Lleida. A la salida de la cita, Toxo afirmó que vio “buena disposición” al político nacionalista. No obstante, a priori las posiciones de uno y otros son bastante distantes.