Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El petróleo sube ante la división de la OPEP sobre si debe aumentar la producción

Los ministros, incapaces de ponerse de acuerdo en la primera reunión del cartel desde el estallido de las revueltas árabes. -Arabia Saudí, Kuwait y los Emiratos apuestan por elevar la oferta, pero Venezuela, Irán, Ecuador e Irak se oponen

El petróleo ha subido con fuerza esta tarde tras reconocer el secretario general de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), Abdalla El-Badri, que los ministros de los 12 países miembros han sido incapaces de ponerse de acuerdo sobre las cuotas de producción en la reunión celebrada hoy en Viena. Arabia Saudí era partidaria de aumentar la producción para aliviar los precios del crudo, pero se ha encontrado con la resistencia de otros miembros. Bajo la presión de los países consumidores, que sufren precios de 118 dólares por barril, Arabia Saudí esperaba lograr que la OPEP eleve su objetivo de producción en 1,5 millones de barriles al día en la reunión de hoy. La reunión era la primera del año y también la primera desde el estallido de conflictos en los países árabes.

El ministro saudí revela que ha sido "una de las peores reuniones" de la OPEP

Arabia Saudí ha contado con el apoyo de sus aliados árabes del Golfo como Kuwait y Emiratos Árabes Unidos para satisfacer la creciente demanda en el segundo semestre del año. "Hay una necesidad de una mayor oferta en el mercado," dijo a Reuters el ministro de Petróleo de Kuwait, Mohammad al-Busairi. Pero, a diferencia de otras citas, el superministro del petróleo saudí, Ali I. Naimi, declinó comentar a la prensa cuál era su posición a la entrada de la reunión, en Viena. A la salida sí ha hablado y ha mostrado con total rotundidad su disconformidad: "No hemos sido capaces de llegar a un acuerdo, esta ha sido una de las peores reuniones que hemos tenido".

Como el mayor productor de la OPEP y el único con capacidad inmediata para aumentar la producción, Arabia Saudí generalmente impone su postura. Sin embargo, cuatro países (Irán y Venezuela, que suelen adoptar la postura más dura en cuanto a precios, más Ecuador e Irak) habían dicho públicamente que no veían la necesidad de aumentar la oferta. Al final, al no haber acuerdo, se salen de momento con la suya. Quien no verá con buenos ojos este resultado es Estados Unidos, que según Reuters había presionado

Esos cuatro países quieren mantener los precios del petróleo por encima de 100 dólares el barril. El crudo Brent cotizaba esta mañana en 116 dólares por barril, pero ha subido a más de 118 dólares tras conocerse el desacuerdo. "No estamos de acuerdo con aumentar la producción ahora, debemos seguir consolidando el equilibrio en el mercado y tenemos que defender los precios ", dijo el presidente venezolano Hugo Chávez el martes en Ecuador. El barril de petróleo Texas, por su parte, ha vuelto a rebasar la barrera de los 100 dólares y ha puesto fin al alivio de las últimas jornadas.

Lo que pretendía Arabia Saudí era hacer un guiño simbólico a los mercados. La cuota vigente, de 24,8 millones de barriles diarios (un tope del que se excluye a Irak), se estableció a principios de 2009, cuando la OPEP restringió la oferta para sujetar el precio, entonces en 40 dólares por barril, hundido por la Gran Recesión de los países consumidores. Conforme la recuperación de la economía mundial se consolidó, y los precios volvieron a escalar, la producción real de los exportadores de petróleo se situó por encima del objetivo teórico. Hasta las revueltas árabes, los países de la OPEP colocaban unos 27 millones de barriles diarios.

Incluso con la desaparición de buena parte del petróleo libio (1,4 millones de barriles), la OPEP producía 26,3 millones de barriles, 1,5 millones más que la cuota establecida. Es esa diferencia entre el objetivo teórico y la realidad lo que Arabia Saudí planteaba subsanar, para demostrar así su compromiso con la estabilidad en el mercado del crudo. El ministro Ali I. Naimi ha mantenido que el precio de equilibrio debía rondar los 90 dólares por barril, un nivel suficiente para recompensar a los países de la OPEP (la exportación de petróleo arrojó beneficios récord en 2010) sin disparar los incentivos para investigar en energías alternativas.

Arabia Saudí contaba con que el gesto de igualar la cuota con la producción real sería traducido por el mercado con un descenso de precios. Entre otras cosas, porque los países de la OPEP tienden a situarse por encima de la cuota fijada, con lo que, en definitiva habría un aumento real del suministro. Y porque Arabia Saudí, el país más capacidad para elevar su producción con rapidez, ha dejado caer que, haya o no acuerdo, pretende bombear 9,5 millones de barriles diarios a finales de mes, medio millón más que en mayo.

"Estos últimos meses ha habido mucho nerviosismo, pero en general, el mercado ha estado bien abastecido y el nivel de almacenamiento es el adecuado", sostuvo el ministro de Petróleo iraní, Mohammad Ali-abadi, en una clara declaración de intenciones contra el movimiento saudí. Ali-abadi, que ocupa la presidencia de la OPEP en la reunión, matizó que "Irán adoptará la decisión de la mayoría". A la cita no acudió ningún representante libio.

La OPEP controla en torno al 40% de la oferta mundial de crudo. Sus miembros son: Argelia, Angola, Ecuador, Irán, Irak, Kuwait, Libia, Nigeria, Catar, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos y Venezuela. Irak está al margen del sistema de cuotas.

"Ha sido una de las peores reuniones de la OPEP"

El ministro saudí de Petróleo, Ali I. Naimi, calificó la reunión de la OPEP que concluyó hoy en Viena sin acuerdo como "una de las peores" de la organización, y resaltó que seis países se negaron a un aumento de la oferta propuesta por otros cuatro socios.

"Primero de todo, pienso que ésta ha sido una de las peores reuniones que jamás hemos tenido en la OPEP", señaló el ministro del mayor exportador mundial de petróleo, tras la primera cita del año de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

"Fuimos incapaces de alcanzar un acuerdo", añadió, antes de explicar que los cuatro países del Consejo del Golfo Pérsico (CGP), Arabia Saudí, Kuwait, Emiratos Arabes Unidos y Catar, propusieron un aumento de 1,5 millones (de barriles diarios) sobre la producción actual de 28,8 millones de barriles diarios (mb), que abarca el bombeo de los doce países miembros

del grupo.

"Eso quiere decir que estábamos sugiriendo una producción de 30,3 mb", precisó al término de la reunión de cuatro horas de duración.

"Hubo seis países que no estuvieron de acuerdo, y son Argelia, Angola, Venezuela, Irán, Libia y Ecuador. Esos seis países expresaron su deseo de mantener la producción y la cuotas. Los cuatro países del CGP dijimos rotundamente que no. Así que no hubo acuerdo", añadió.

Naimi insistió en que su país seguirá comprometido a hacer frente a las necesidades del mercado "al margen del desacuerdo de hoy" e informó de que la próxima reunión prevista por la OPEP será la de mediados de diciembre en Viena.

Más información