Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los españoles, entre los europeos más preocupados por el empleo y la vivienda

Sólo estamos satisfechos con la vida personal y puntuamos negativamente trabajo, coste de la vida y protección social

Los españoles se encuentran entre los ciudadanos de la Unión Europea (UE) más preocupados por el empleo y por el alto precio de la vivienda, sólo están satisfechos con la vida personal y puntúan negativamente trabajo, coste de la vida y protección social, según una encuesta del Eurobarómetro sobre el clima social hecha pública hoy. El sondeo pone además de relieve la insatisfacción de los europeos con sus sistemas de pensiones, aunque en este caso España no ocupa las peores posiciones sino que se sitúa en la media.

En toda la UE, solo los ciudadanos de Países Bajos y Dinamarca se muestran contentos con la situación del empleo en su país. En contraste, los más preocupados por el aumento del paro son los letones (-7,2 puntos frente a -4,4 de media en la UE), irlandeses (-6,8) y españoles (-5,8). Además, los españoles son los ciudadanos europeos que ven un mayor empeoramiento en el mercado laboral en comparación con los últimos cinco años. En lo que se refiere al precio de la vivienda, sólo los ciudadanos de Suecia, Estonia, Dinamarca, Alemania y Letonia lo ven asequible. En el extremo contrario se sitúan Chipre, Bulgaria, Lituania, Rumanía, España y Hungría, que consideran que la vivienda es demasiado cara. Además, casi todos los países creen que los precios han subido durante los últimos años y no consideran que la tendencia vaya a invertirse a corto plazo.

El 70% tiene casa en propiedad

De acuerdo con los datos del Ejecutivo comunitario, más del 70% de los europeos tiene su vivienda en propiedad. España se encuentra, junto con Lituania, Eslovaquia, Hungría, Estonia y Letonia, entre los Estados miembros con mayor número de propietarios (más del 80%). Los países con mayor peso del alquiler son Dinamarca, Alemania, Países Bajos, Austria y Suecia, donde oscila entre el 28% y el 36%. Los europeos gastan de media alrededor de una quinta parte de sus ingresos en alojamiento. Este gasto incluye no sólo la hipoteca o el alquiler sino también otras cargas como reparaciones, mantenimiento y calefacción. En España, el coste del alojamiento es ligeramente inferior a la media de la UE, alrededor del 15%, según los datos de Bruselas. No obstante, se trata de uno de los países, junto con Portugal e Italia, donde el precio de la vivienda en relación con los ingresos aumentó más entre 1994 y 2005, alrededor de siete puntos porcentuales.

Los europeos encuestados por el Eurobarómetro se declaran en general insatisfechos con el sistema de pensiones (con una puntuación media de -1). España en este caso se sitúa en la media comunitaria. Los más preocupados por sus sistemas de pensiones son griegos, búlgaros, portugueses, rumanos y húngaros. Por su parte, los ciudadanos de los países del Benelux, Escandinavia, Austria y Malta exhiben un alto nivel de satisfacción. En cuanto al sistema sanitario, en este caso España supera ligeramente el nivel de satisfacción de la media comunitaria (1,3 puntos). Los más insatisfechos son búlgaros, griegos y rumanos. Y las puntuaciones más altas corresponden a los países del Benelux.

En plena crisis, los españoles sólo están satisfechos con el aspecto personal de sus vidas y puntúan negativamente otras facetas como su situación laboral, el coste de la vida o los beneficios de la protección social. En una escala de -10 a +10, los españoles han otorgado 1,7 puntos a su vida personal, -3,4 a su situación económica y -0,2 a la protección e inclusión social que reciben de la administraciones públicas. La media comunitaria para la situación económico-social (en que se midieron variables como el coste de la vida, el empleo, la percepción del trabajo de las administraciones públicas o el esfuerzo económico que supone el pago de una vivienda o alquiler) ha sido de -3 (muy similar al -3,4 de España). En lo que se refiere a la situación de protección social (asistencia sanitaria, pensiones, y medidas de apoyo a la desigualdad y la pobreza), los españoles puntúan con un -1, dato más pesimista que la media de los Veintisiete (-0,7 puntos).