Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los sindicatos recurren el nombramiento de Schwartz

Pedro Schwartz, nuevo presidente del Consejo Económico y Social (CES), tomó ayer posesión de su cargo, pero no fue bien recibido por todos. Los representantes sindicales presentes en este organismo (CC OO y UGT) le dieron plantón en el Registro de la Comunidad de Madrid. La presidenta regional, Esperanza Aguirre, les acusó de "montar el numerito".

Tras el acto, los sindicatos presentaron un recurso contra el nombramiento. Piden que se anule porque consideran que se vulneran la ley y el reglamento que regulan la elección. Hablan de amiguismo, caciquismo y de la celebración de un pleno "ilegal" que no se convocó en tiempo y forma. La presidenta aseguró que la actitud sindical se debe a un tecnicismo ("una technicality", dijo ella en inglés), ya que los votos favorables de expertos y empresarios (que conforman el seno del CES con los sindicatos) hubieran facilitado la elección de Schwartz también en otro momento.

Fuentes sindicales admiten que el candidato hubiera resultado elegido en cualquier caso, pero achacan la "prisa" del Gobierno regional en la votación a que no quería dejar el CES "en manos" de las centrales, ya que la presidencia en funciones la ocupaba hasta ayer un representante de UGT.

Perfil "refractario"

Aguirre destacó la condición de "intelectual, economista y liberal" de Schwartz y su trayectoria como "profesor, didáctico" y persona "humilde y de consenso", según las declaraciones recogidas por la agencia Efe. Subrayó su habilidad para emplear "un lenguaje que los ciudadanos comprenden", algo "muy importante" porque "la gente tiene que entender cómo funciona la economía" y que "desgraciadamente la burocracia no resuelve todos los problemas".

Los sindicatos recelaron días atrás de su perfil, al considerarlo "refractario" a los fines del CES, como "su papel de impulsor de diálogo entre los agentes sociales", cuando "teoriza la necesidad de que no existan organizaciones empresariales y sindicales, considerándolas una rémora para el progreso económico". El nuevo presidente del Consejo Económico y Social juró el cargo y se comprometió a "un intercambio de ideas" entre empresarios, sindicatos y expertos en economía, entre los que se incluyó, "de manera acordada y dispuestos todos a divertirnos con la discusión".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de enero de 2012