Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ryanair doblega a la Generalitat y logra más subvenciones en Girona

Gobierno y entes locales gastarán ocho millones al año en alimentar los aeropuertos

Ryanair ha sellado la paz con la Generalitat y se queda en el aeropuerto de Girona. Se compromete a transportar tres millones de pasajeros en un año a partir de abril y aumenta vuelos y rutas (operarán 19 más, hasta las 59, incluyendo Girona-Madrid). En total, crecerá el 30% respecto a un año antes. "El acuerdo es muy bueno", reconoció ayer el vicepresidente de la aerolínea irlandesa, Michael Cawley, en referencia a las subvenciones que recibirá de la Generalitat. El Gobierno de Artur Mas trató de cerrar el grifo de dinero público, pero finalmente lo ha abierto para evitar que el aeropuerto se quede en el aire.

Quedarán todavía lejos los casi seis millones de pasajeros que llegó a mover la compañía de bajo coste en Girona. Pero eso era antes de que Ryanair también desembarcara en Barcelona-El Prat, donde actualmente transporta a otros cuatro millones de viajeros. Ahora ya no le interesa concentrarse solo en Girona y Reus (donde opera vuelos, pero ha retirado la base). Aun así, renunciar a los aeródromos secundarios significaría renunciar a las subvenciones públicas millonarias, la gasolina que mueve a esta compañía.

Homs defiende los subsidios y la tasa turística tras las críticas del ministro

Cawley no quiso explicar el dinero que recibirá la compañía. "Es un acuerdo confidencial", justificó. La propia Generalitat, sin embargo, aireó las líneas generales del trato en noviembre: del llamado "fondo de conectividad", al que aporta dinero la Generalitat, pero también Diputaciones y Ayuntamientos, saldrán cada año más de ocho millones de euros para las compañías de bajo coste que operen en Girona y Reus. En el primero, con 2,9 millones de pasajeros entre enero y noviembre de 2011, el 90% del tráfico lo controla Ryanair. En Reus volaron 1,3 millones de pasajeros, el 71% con la irlandesa. Así pues, la compañía será la que se embolse el grueso del subsidio de ocho millones al año. Además, la Generalitat confirmó ayer que el acuerdo es hasta 2016 y que incluye terrenos para que la aerolínea pueda levantar un hangar y un hotel si lo desea.

"Nosotros no trabajamos con subsidios. Trabajamos con bajo coste. Nos da igual si sale de dinero destinado a promoción turística o de tasas muy bajas", señaló Cawley. Respondía así al ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, que por la mañana criticaba acciones como la de la Generalitat. Es "pan para hoy y hambre para mañana", dijo Soria, pues al finalizar este tipo de pagos "las compañías retiran su operativa", opinó. Cawley respondió airado a las palabras del ministro, a quien dijo no conocer todavía. Le recordó que Ryanair ha colaborado en el crecimiento del turismo en Canarias, comunidad donde Soria ha sido alcalde y presidente. "Si el ministro no cree que es una buena inversión la que logra que cada turista gaste 1.200 euros en la economía local, no debería ser ministro", le dijo.

Soria también tuvo ayer palabras contra la tasa turística. "Me parece que gravar la actividad turística no es congruente con impulsar el sector turístico", dijo, en referencia al nuevo tributo que ultima la Generalitat, y que obligará a los visitantes a pagar entre uno y tres euros por pernoctar en establecimientos.La Generalitat no aceptó ni una de las críticas que expresó el ministro Soria. Francesc Homs, portavoz del Gobierno catalán, rechazó que la tasa turística sea perjudicial para el sector, con tres argumentos: la configuración final del impuesto será pactada; el dinero recaudado se destinará a promoción turística, y el modelo ha triunfado en otras zonas turísticas. "No queremos imponer la tasa manu militari, estamos abiertos a introducir matices", aclaró Homs. El portavoz pidió a Soria que se fijara en su propio Gobierno -la decisión de subir el IRPF, que contradice el programa electoral- para entender que el gravamen es adecuado por la situación económica. Además, Homs defendió las subvenciones de la Generalitat a Ryanair y las comparó con las que, "históricamente", tuvo Iberia por parte del Estado. El portavoz recordó que el Ejecutivo sufrió "críticas muy fuertes" cuando Ryanair amenazó con dejar Cataluña y justificó también las ayudas para Spanair. "El Gobierno hará todo lo que esté a su alcance para tomar decisiones en beneficio conjunto del país y apoyará todo lo que tenga valor estratégico".

"Dinero malgastado"

Precisamente contra Spanair también tuvo palabras el vicepresidente de Ryanair. El responsable de ventas para España, Luis Fernández-Mellado, hacía de traductor e intentó suavizar las palabras de Michael Cawley. Sin embargo, en inglés el directivo se despachó a gusto: "El Gobierno catalán está incumpliendo la normativa de la Unión Europea al sostener a Spanair. Están malgastando el dinero. Deberían dejar que quiebre. Spanair está muerta y lo que deberían es preparar su entierro", dijo. En el último año, añadió "se han batido todos los récords de ayudas a Spanair, una empresa que gasta más de lo que genera. La situación roza lo ridículo", continuó Cawley.

Ryanair y Spanair compiten en varias rutas, pero principalmente en el aeropuerto de Barcelona-El Prat. Ese es el único aeródromo de Cataluña donde Ryanair no ha recibido nunca subvenciones "por promoción turística". Aun así, no tienen intención de abandonarlo. Al revés. Pretenden aumentar su presencia, aunque de momento no estudian realizar la ruta Barcelona-Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de enero de 2012