Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:CALLE 13 | ESTRELLAS

Música sin fronteras

Residente y Visitante han sido triunfadores absolutos de los Grammy latinos. EL PAÍS apostó por ellos desde los inicios de su carrera.

Ver al grupo puertorriqueño Calle 13 barrer en los Grammy latinos confirma lo que siempre hemos sabido, que los pueblos de Iberoamérica y sus diásporas tenemos más en común que lo que tenemos de diferentes. Toda esa historia de migraciones, lucha y resistencia nos ha hecho formar parte de un mundo compartido y, a la vez, compartible con el resto del planeta.

Sé que para muchos, el reggaeton es música de gangas, ensalza la imagen del narco, insulta a las mujeres y propone la violencia. Algunos ni lo consideran música. Lo que muchos no conocen es que el género proviene de la antigua tradición del griot africano, que en el Caribe se convirtió en el MC del dancehall jamaicano; entre los afroamericanos de Estados Unidos, en el poeta rapero, y en Puerto Rico, en el cantor de bomba y plena. Este es un género que desde sus inicios construye líricas críticas contra el statu quo. Lo único es que lo hace desde coordenadas afrocaribeñas.

En el Caribe, el goce y el roce no son lo contrario de la seriedad, ni de la lucha. Son tan solo otro aspecto de la vida. Y la vida es solo una y fluye desde el "relajo" hasta la rabia. Lo que hacen Residente y Visitante es invocar esta antigua tradición. Además, siguen fusionando músicas diversas -la canción protesta, la bomba, la plena, el rap, el rock-. El mundo entero les confirma que han dado con la mezcla ganadora, una música y unas líricas que, sin perder sus raíces, apelan a todo un mundo que quiere divertirse, pero que a la vez desea reflexionar acerca de su realidad.Además -y esto es lo que personalmente les agradezco-, Calle 13 han devuelto Puerto Rico al mundo. Esta isla sigue siendo la piecita que hace falta para terminar de armar el gran cuadro que tejen los pueblos de Iberoamérica.

Mayra Santos es escritora.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de diciembre de 2011