Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aguirre da el paso definitivo para la liberalización total del comercio

Madrid anuncia para mayo la ley que permitirá abrir a todas las tiendas todo el año

Libertad para todos. Desde la tienda de la esquina al gran centro comercial del barrio. La Comunidad de Madrid será la primera de España en abrir la mano para que el sector comercial, con 70.000 negocios en la región, pueda elegir su horario a la carta, los 365 días del año. El Consejo de Gobierno aprobará hoy previsiblemente el borrador del anteproyecto de Ley de Dinamización del Comercio Madrileño, que someterá a consulta después y que espera poner en marcha en mayo, previo paso por la Asamblea de Madrid.

Si realmente dinamiza o no, como sugiere su ambicioso nombre, es una cuestión en la que no todos los implicados están de acuerdo. Trabajadores y representantes del pequeño y mediano comercio dudan de la legalidad de la medida y critican que no se les haya consultado formalmente sobre el asunto.

Representantes del pequeño y mediano comercio piden una moratoria de 5 años

El anteproyecto de ley ha sufrido una variación significativa desde octubre. La presidenta Aguirre anunció entonces que querían ampliar la liberalización de los comercios con menos de 300 metros cuadrados de superficie, que ya pueden abrir 24 horas de lunes a sábados, a aquellos de hasta 750 metros. La nueva ampliación incluye a las grandes superficies que, en líneas generales, son aquellas con más de 2.500 metros.

Madrid ya es la región con más libertad de horarios. Sus comercios pueden abrir 22 domingos y festivos al año frente a ocho de media nacional. Hay zonas concretas, como Sol o Serrano, que pueden abrir todos los días tras ser declaradas zonas de gran afluencia turística.

El consejero de Economía y Hacienda, Percival Manglano, aseguró ayer que las tiendas de Sol, con horarios libres desde 2008, venden más los sábados y los domingos. La ampliación horaria ha generado 600 nuevos puestos de trabajo, según sus datos. Manglano, que presentó las novedades del borrador a la prensa, asegura que la nueva normativa generará de forma "inminente" 20.500 nuevos empleos. Según estimaciones de la Confederación de Comercio de Madrid, que representa al negocio pequeño y mediano, el 40% de las tiendas madrileñas no tienen empleados (son empresas gestionadas por una familia). Otro 23% "solo tiene un empleado", según Hilario Alfaro, presidente del colectivo. La confederación no rechaza la ampliación de horarios pero pide una moratoria de cinco años "que permita adaptar los convenios que ahora impiden trabajar los domingos", señala Alfaro.

"Esta normativa es contradictoria, nos obligará a judicializar las relaciones laborales", critica Román Alonso, responsable de Comercio de CC OO, el sindicato mayoritario. "No ampliará el empleo, lo que ha ocurrido hasta ahora es que ha vuelto más precario el que ya existe y obliga a los trabajadores a aceptar nuevas condiciones no legales", alerta Alonso. "No hay razones objetivas para asegurar que una ampliación de horarios mejorará la competitividad ni aumentará el consumo ni el número de empleos, sino todo lo contrario", señala Manuel García-Izquierdo, presidente de la Confederación Española de Comercio.

La ley prevé un cambio en la solicitud de licencias. Para abrir un comercio habrá que presentar una declaración de responsabilidad (en la que garantice con su palabra que cumple todos los requisitos), un proyecto técnico y el justificante de pago de la tasa. Y podrá abrir su negocio en ese momento, a expensas de una inspección posterior. Si no cumple se enfrenta a multas de 30.000 a 600.000 euros. "Queremos evitar que las empresas tarden meses o años en conseguir una licencia del Ayuntamiento", señaló Manglano. En Madrid capital, los permisos los tramita la Agencia de Gestión de Licencias, con un plazo medio de tres meses. Según una portavoz municipal, no hay lista de espera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de diciembre de 2011