Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La protesta de la Modelo rompe la negociación con los funcionarios

La Generalitat se levanta de la mesa al conocer los incidentes - Los sindicatos acusan al Gobierno de emplear "excusas" para interrumpir las conversaciones

Las negociaciones de la Generalitat con los sindicatos de los trabajadores públicos sobre las rebajas salariales avanzan a paso de cangrejo. Tras dos días de timidísimos avances, ayer se dio un paso atrás. Y la causa fue externa a la Mesa de la Función Pública, que se reunía por tercer día consecutivo para abordar esos recortes. Los representantes de la Generalitat se levantaron de la mesa de negociación por la protesta de unos 250 trabajadores de la cárcel Modelo de Barcelona, que impidió el cambio de turno de los vigilantes de noche.

La movilización, espontánea según UGT -el sindicato con mayor representación en las prisiones-, provocó momentos de mucha tensión en la mesa, donde se sientan representantes de los Departamentos de Gobernación, Empresa y Empleo y Economía. Fuentes oficiales calificaron la protesta de "coacción inadmisible" y dejaron en el aire la negociación; sin fecha, por ahora, aunque ninguna de las dos partes da por rotas las negociaciones. Pero a nadie se le escapa que la semana que viene será complicado avanzar por la acumulación de festivos y que ya están próximas las vacaciones de Navidad. Todo esto con los Presupuestos de 2012 en la cocina para ser presentados a mediados de mes.

Después de dos horas de negociación que transcurrían con normalidad, los móviles comenzaron a echar humo. La situación a las puertas de la cárcel de la calle de Entença se ponía fea: no hubo relevo de turno y, por seguridad, la dirección decidió que nadie saliera de sus celdas. A algunos sindicalistas la protesta en la Modelo incluso les pilló por sorpresa. Tras varias llamadas para intentar convencer a los compañeros para que depusieran su actitud, los representantes de la Generalitat se levantaron. Así no continuaban.

En la misma mesa, los sindicatos CC OO, UGT e IAC redactaron un comunicado unitario que leyó la responsable del Área Pública de CC OO, Josefina Pujol. "La Generalitat aprovecha cualquier excusa para interrumpir la negociación, lo que hace sospechar su poca voluntad para llegar a ningún acuerdo", denunciaron.Según los sindicatos, la Generalitat ayer solo aportó la cifra de plazas que no se convocarán (202) y su propuesta se redujo a disminuir el tiempo de comida de las tardes en que se trabaja para ahorrarse el tique de comedor. Por ello, en el comunicado insistieron en que la Generalitat no les facilita los datos que piden y denunciaron que la opacidad del Ejecutivo impide la negociación.

Fuera de la mesa, el sindicato más duro con la Generalitat fue UGT. Su responsable en el sector, Xavier Casas, consideró que la Administración "se inventó un motín ante su absoluta voluntad de abandonar" y recordó que el jueves incluso el presidente, Artur Mas, dijo que será "muy difícil" llegar a un acuerdo.

Los recortes que ha propuesto la Generalitat incluyen el despido de interinos, la congelación de la oferta de plazas públicas y el recorte de pagas y beneficios sociales. El ahorro que persigue el Gobierno es de 860 millones de euros. Los sindicatos se quejaron de que la Generalitat no facilita ni la cifra de interinos de los que quiere prescindir ni los porcentajes de recorte en cuestiones como la restricción de la actual reducción de jornada para las madres el primer año de vida de sus hijos. Ahora cobran el 100% del sueldo aunque se reduzcan la jornada. El único avance que se ha producido es que la Generalitat estaría dispuesta a aceptar reducciones de jornada como moneda de cambio para bajar el número de interinos que piensa despedir.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de diciembre de 2011