Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Lo que pueden perder los funcionarios

La Generalitat se fija en los complementos para ahorrar sin tocar los salarios

Cuanto más trasciende de los recortes que la Generalitat quiere aplicar a las retribuciones de los empleados públicos, mayor es el malestar en el mundo sindical. Las direcciones de CC OO, UGT y CATAC se reunirán el martes para acordar un calendario de movilizaciones, sin esperar a la reunión prevista para el miércoles con el Departamento de Gobernación.

Tras la rebaja salarial del 5% en 2010 y la congelación de este año, los sindicatos están "muy quemados" y temen lo peor. "Si les da la gana, nos lo pueden tocar todo", afirma un representante sindical. Visto que el salario base y los trienios son intocables -la rebaja del 5% de 2010 la ordenó el Gobierno central-, además de los complementos citados por la vicepresidenta de la Generalitat, Joana Ortega, fuentes del Ejecutivo admiten que "está todo sobre la mesa". Ese "todo" incluye los días de asuntos propios y otros complementos directos o indirectos.

El profesor de IESE y exconsejero de la Presidencia de la Generalitat, Joaquim Triadú, recuerda que "el mayor capítulo de gasto de la Administración es el de personal". "Los beneficios sociales que Administración y sindicatos acordaron en el pasado se entendían como mejoras, pero ahora sería una forma de tocar el presupuesto sin tocar los salarios". Triadú entiende que "quien tiene ahora una responsabilidad" son los sindicatos: "Deberían ver la posibilidad de cambiar cromos para evitar rebajas salariales fuertes". Los que siguen son algunos de los beneficios en peligro:

- Días de asuntos propios. Son entre 8 y 11 días, nueve para la mayoría, que pueden cogerse sin dar explicaciones.

- Fondo de Garantía Social (FAS). Este año la aportación a ese fondo se ha reducido a la mitad. Es un fondo pensado para ayudar en gastos a los empleados que, por ejemplo, tienen familiares con discapacidad. También, en función de la categoría y los ingresos, puede costear el dentista o la renovación de gafas.

- Plan de pensiones. La aportación está congelada. Todos dan por hecho que así seguirá en 2012.

- Tique de comedor. Son cinco euros por tarde trabajada, una dieta que los sindicatos arrancaron de la Administración cuando el cuerpo de técnicos pasó de hacer jornada continuada a trabajar algunas tardes. No tienen esos vales ni los médicos ni los maestros.

- Complemento de productividad. Conocido como "la bufanda", es un complemento que, en tres tramos, cobra todo el mundo.

- Complemento de asistencia al trabajo. Para reducir el absentismo, algunas empresas públicas lo instauraron. Es el caso del Consorcio del Hospital del Mar, donde, a raíz de la presentación de un ERE, fue una de las cuestiones que se pusieron encima de la mesa de negociación, que terminó con rebajas a cambio de evitar despidos.

- Días libres por distintos motivos. Una mudanza o la enfermedad de un familiar dan derecho a coger entre uno y cuatro días libres, en función de la distancia o la gravedad de la, por ejemplo, intervención quirúrgica.

- Jornada laboral. Derechos que solo pueden disfrutarse en las Administraciones públicas, como las reducciones de jornada por hijos a cargo cobrando el 100% durante el primer año que sigue a la baja de maternidad o el permiso de un mes de paternidad para los padres.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de noviembre de 2011