Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Palos y espadas contra un arresto

Heridos leves cinco Mossos durante la detención de dos presuntos ladrones de cobre - Los familiares trataron de impedir la acción con todo tipo de objetos

Siete miembros de una misma familia fueron detenidos ayer en Tarragona por agredir a cinco agentes de los Mossos d'Esquadra. Los hechos sucedieron en el barrio de Campclar pasada la medianoche, cuando dos coches patrulla se dirigieron a un piso de la calle del Riu Llobregat con la orden de detener a dos hombres, Basilio G. P., de 57 años, e Ishac E. A., de 21. La empresa Adif les había denunciado días antes por robar raíles, hierros y cables en la vía del tren de El Catllar, que está en desuso. Los presuntos ladrones son familia, comparten piso y tienen antecedentes.

Lo que en un principio tenía que ser una detención más acabó en trifulca. Los policías se presentaron en la puerta del domicilio con las diligencias en la mano. La persona que les abrió la puerta se negó a llamar a sus familiares para evitar que fueran detenidos. La tensión fue en aumento hasta el punto de que, según fuentes policiales, minutos después varias personas más salieron al rellano para increpar a la policía. Todos era miembros de la misma familia y se encontraban en casa a punto de irse a dormir.

La situación se hizo insostenible cuando varios de esos familiares empuñaron armas blancas con la intención de agredir a los mossos. Entre las armas había palos de casi un metro de largo, un bastón con una hoja de 40 centímetros, una varilla metálica e incluso una espada japonesa afilada. Tras varios forcejeos, la disputa se saldó con cinco policías heridos en plena calle. La mayoría de los agentes presentan cortes y contusiones leves, aunque uno de ellos tiene el hombro dislocado y otro se dio un fuerte golpe en la cabeza al caer al suelo. Los policías se recuperan de los golpes y ninguno está hospitalizado.

Tras las agresiones, los agentes detuvieron a los siete familiares implicados por atentado contra los agentes de la autoridad. Los arrestados tienen entre 20 y 61 años, y algunos también son reincidentes. En la pelea, la mayoría de ellos sufrieron contusiones de poca consideración. Sin embargo, en la discusión también se involucró la matriarca del clan, Dolores A. G., que es la persona de mayor edad detenida. En un momento del forcejeo, alguien de su misma familia la empujó sin querer, por lo que cayó y se golpeó en la cabeza, según fuentes policiales. La mujer tampoco necesitó ser hospitalizada y se ha repuesto del golpe.

La casa en la que ocurrieron los hechos está muy cerca de la comisaría de los Mossos d'Esquadra. El barrio de Campclar es uno de los focos donde se producen más incidentes con la policía en Tarragona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 27 de noviembre de 2011