Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Feijóo defiende que se pague más por fármacos y tasas universitarias

El presidente coincide con el rector de Santiago en subir tasas universitarias

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, está a favor de un nuevo modelo de prestación farmacéutica que lleve a que los pacientes tengan que pagar más por las medicinas. Lo avanzò ayer en la rueda de prensa posterior al Consello de la Xunta en la que se sucedieron cinco preguntas consecutivas acerca de su postura sobre el copago. Feijóo sembró primero todas las dudas posibles sobre las cuentas del Estado: dijo textualmente que hay que conocer el "déficit real", aseguró que existen "facturas sin computar" y "deudas ocultas", de forma que el Gobierno de Rajoy recibe una "herencia compleja".

Cuando tome posesión el nuevo gabinete y se conozca el "déficit real", se abrirá un debate sobre el futuro de la sanidad. Feijóo pidió "no demonizar" formulas como el copago pero se presuró a anticipar que si el futuro presidente le consulta, él desaconsejará "el cobro por consultas, pruebas y estancias hospitalarias". Invocó su experiencia como gestor -fue presidente del Insalud cuando José Manuel Romay Beccaría era ministro de Sanidad- para desecharla. No obstante, en su afán por "buscar eficiencias" para que el sistema sanitario sea viable, abrió la puerta a aumentar el precio que se paga por los fármacos. No facilitó más datos ni ofreció ninguna pista.

El jefe del Ejecutivo rechaza cobrar por consultas o estancias hospitalarias

Solo abogó por "hablar y adentrarse" en una nueva prestación farmacéutica, el capítulo que más presupuesto consume de toda la Xunta. Lo importante, subrayó, es "garantizar la pervivencia del sistema público y universal para que no quiebre", dando a entender que puede venirse abajo "con un déficit de 18.000 millones" o los "500 euros que debe cada español" en este capítulo. En cualquier caso, defendió que no se deben hacer distinciones entre territorios y que el debate habrá de afrontarse "desde el todo".

De ahí que se felicitase por que Rajoy anunciara ya la misma noche de su victoria que convocará a todos los presidentes autonómicos. En ese foro es en el que Feijóo apuesta por "proponer fórmulas para salir entre todos del agujero económico". Interrogado sobre si el modelo de CiU de introducir el copago en en forma de "tique moderador" para evitar el "uso abusivo" del sistema, Feijóo insistió en que no utilizará "la demagogia" para referirse a dirigentes que "quieren ser rigurosos".

En la misma línea, se posicionó del lado del rector de la Universidad de Santiago de Compostela, Juan Casares Long, que ha propuesto una subida de las tasas universitarias en la línea de otros países europeos. El presidente gallego calificó la idea del rector como "valiente y no improvisada". Feijóo defendió las becas para aquellos "que no tienen recursos" y subrayó que las matrículas para cursar estudios universitarios son más baratas que un colegio privado de educación secundaria. Además recordó que su Gobierno congeló las tasas en su primer año y las actualizó después por debajo del listón que propuso el Ministerio de Educación.

Fue en la misma rueda de prensa en la que dio por finalizadas "las fiestas presupuestaria" y avanzó que llegaron los tiempos del rigor, en que "los políticos que dejan agujeros son sustituidos por otros que los solucionan". Cuando llegó la recurrente pregunta sobre el número de ministros gallegos con los que podría contar el líder de su partido, despejó la cuestión, como lleva haciendo desde el pasado domingo, y pronosticó que el futuro gabinete de Rajoy no contará con cuotas territoriales, como tampoco lo hizo el que nombró él mismo para la Xunta en abril de 2009. Aseguró que en Galicia y fuera de ella hay políticos muy competentes, "la prueba es que el presidente del Gobierno es un gallego". La cuestión de si tiene pensado hacer cambios en la Xunta después de que el lunes anunciase su intención de acabar la legislatura la dejó sin responder.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de noviembre de 2011