Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JUAN JOSÉ RODRÍGUEZ SENDÍN | Presidente de la Organización Médica Colegial

"Una urgencia vital no puede peregrinar"

Juan José Rodríguez Sendín (Vitigudino, Salamanca, 1955), presidente de la Organización Médica Colegial (OCM), cree que en el caso de Carmen Mesa se deben depurar responsabilidades. "La situación es muy grave y debe investigarse", esgrime.

Pregunta. ¿Qué opina del caso de la mujer de Vall d'Hebron?

Respuesta. Lo primero que hay que hacer es pedir explicaciones de lo sucedido. No se entiende que con los recursos sanitarios que tiene Cataluña una urgencia vital vaya peregrinando de un hospital a otro, como ha ocurrido. No es lógico que con un diagnóstico inicial correcto, que determina que el caso es urgente, no se actúe con la celeridad necesaria. El hecho de que la paciente haya pasado del Vall d'Hebron al Clínic sin que la atendieran, no se sostiene. Si en ese hospital no tenían recursos suficientes para atenderla debían haberlo previsto con tiempo.

P. ¿Cree que tiene relación con los recortes?

R. No puedo hacer esa afirmación sin las pertinentes respuestas de los implicados, pero cabe la sospecha de que sí porque el procedimiento que se ha seguido en el caso no es normal. Todo el personal que atendió a la enferma sabía qué hacer, porque el diagnóstico era claro. Si dos hospitales punteros con capacidad para reaccionar ante un caso así de claro no lo hacen, algo está pasando. Deben aclarar cómo se están atendiendo las urgencias vitales.

P. ¿Se está resintiendo la calidad de la sanidad?

R. Si se determina que lo ocurrido es fruto de los recortes es intolerable y hay que revisarlo, porque efectivamente se puede ver perjudicada la calidad de la asistencia en el trazo más grueso y en cosas gravísimas, como esta. La mayor pérdida de calidad es no poder dar lo que tienes a aquel paciente que lo necesita: saber qué requiere, tenerlo y no poder dárselo. Eso tiene difícil justificación.

P. ¿Cómo afectan los recortes a los profesionales?

R. Es muy duro, a un profesional comprometido con la profesión le tiene que doler. No es lo mismo operar a un paciente con unas condiciones que con otras. Para nosotros, además, es una situación nueva. Siempre hemos avanzado hacia adelante, hemos podido crecer más o menos ordenadamente pero nunca hemos ido para atrás, y menos con consecuencias de falta de asistencia de este tipo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de noviembre de 2011