Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trias pretende recaudar 15 millones más con una subida del IBI del 3%

Tras llegar al cargo, el alcalde cambia el discurso de reducir la presión fiscal

El IBI es el principal impuesto que recaudan los ayuntamientos. En el caso de Barcelona, representa el 20% de todos los ingresos y el 60% de los procedentes solo de los impuestos. Por ese concepto, el Consistorio recaudó 502 millones en 2010. El gobierno de Xavier Trias propone, dentro de las ordenanzas fiscales, un incremento de un 3%, que supondría unos 15 millones de euros más para la caja municipal. El IBI se congeló el año pasado por decisión del gobierno municipal, en aquel momento el bipartito dirigido por Jordi Hereu y apoyado por ERC, para paliar los efectos de la crisis en el bolsillo del barcelonés.

El gobierno nacionalista, que desde la oposición clamaba por rebajar la presión fiscal, ha optado al final por proponer la subida del IPC para el IBI. Ese contraste es el que ayer destacaban los socialistas desde la oposición.

Sònia Recasens, segunda teniente de alcalde y responsable económica municipal, insistió en que su partido no defiende bajar impuestos como ha planteado el PP en las conversaciones. Las dos formaciones han negociado y acordado las bases de las ordenanzas fiscales, aunque el PP podría poner más condiciones. "Con los socialistas no ha podido ser porque han decidido permanecer en la oposición", afirmaba ayer Recasens.

El Partido Popular declinó ayer hacer comentarios sobre si mantendrá su posición -en el programa electoral así lo precisaba - de rebajar el IBI un 30%. Las negociaciones entre ambos partidos proseguirán hoy ya que mañana las ordenanzas deberían ser aprobadas en la comisión de economía del Consistorio. Los populares podrían dar el a la aprobación inicial de las cuentas, con lo que el gobierno tendría asegurado el primer trámite de un proceso que debe culminar en el pleno de diciembre con la aprobación final de ordenanzas y cuentas.

Responsables de las finanzas municipales ven muy difícil tener margen de maniobra como para rebajar impuestos, ya que dan por sentado que el capítulo de ingresos procedentes de otras Administraciones sí se verá disminuido por efecto de la crisis. Recasens, no obstante, no quiso lanzar estimaciones porque hasta que se constituya el nuevo gobierno surgido de las elecciones del 20-N no habrá presupuestos generales. "Por eso hay muchas medidas que no podremos evaluar hasta el último momento", dijo.

Junto con el IBI, el impuesto que subiría también un 3% sería el de construcciones. El de circulación y el de plusvalía no se tocarían. La propuesta de CiU incluye bonificaciones y beneficios fiscales para la reactivación económica destinados a las empresas que creen empleo.

Y entre las tasas, se propone la gratuidad del área verde de aparcamiento para los residentes que no tengan multas, que el año pasado fueron 179.000. La medida supone una bonificación de 600.000 euros.

Los números que propone CiU

- El IBI subiría el 3%. Se eliminan bonificaciones por domiciliación bancaria.

- El impuesto de obras sube el 3,35%.

- No se modifican los impuestos de circulación ni la plusvalía

- Gratuidad del área verde a residentes si no tienen multas.

- La grúa sube el 1,5%.

- La tasa de incineración asciende el 7%.

- Bonificaciones del 20% en el IAE a las empresas que aumenten plantilla y el 30% del impuesto de obras si se crea empleo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de octubre de 2011

Más información