Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los directivos de la planta de basura de Valencia cobran más que Fabra

El PSPV denuncia que el alto coste salarial ha disparado la tasa de residuos

Los altos sueldos de los directivos de las empresas metropolitanas controladas por el PP de Valencia vuelven al centro de la polémica. Si el año pasado fueron objeto de escándalo los salarios en la depuradora de Pinedo, cuya gestión ha acabado en los juzgados, ayer se desvelaron los altos costes de personal de la planta de basuras de Quart de Poblet. El portavoz socialista en la entidad de tratamiento de residuos de Valencia y su área metropolitana (Emtre), Salvador Soler, desveló que hasta 82 de los 189 trabajadores de la instalación (desde responsables de la gestión a maquinistas) cobran más de 50.000 euros brutos anuales, y que ocho directivos superan el salario del presidente del Consell, Alberto Fabra (67.600 euros), o el del jefe del Ejecutivo central, José Luis Rodríguez Zapatero (78.200 euros). El director de explotación tiene un sueldo de 111.000 euros, según el PSPV-PSOE.

El recibo anual que se gira a los vecinos sube a 56 euros, un 150% más

El PP afirma que los sueldos son herencia de la antigua instalación

Soler expuso los datos en la asamblea del organismo convocada para aprobar definitivamente la subida de la tasa de la basura, que finalmente implicará un incremento del 150% en el recibo de las viviendas (pasa de 22,20 euros a 56) y de casi el 215% para comercios y despachos (pagarán 139 euros). "En un contexto de grave crisis", subrayó el portavoz socialista, "no podemos aprobar una subida de la tasa que contempla aumentos salariales desmedidos al personal de la empresa que gestiona las basuras".

La planta de Quart de Poblet la explota en concesión la unión temporal de empresas (UTE) formada por Sufi, Cyes y Corporación Turia, pero los precios por tonelada tratada los aprueba la Emtre. Según Soler, el PP "ocultó" a la oposición la propuesta de la UTE para actualizar los precios este año, el primero de funcionamiento la planta tras cinco en obras. Pese a que los técnicos de la Emtre "reconocen" que no han tenido tiempo de estudiar con detalle esa propuesta, los costes de la UTE se han asumido "tal cual" para repercutirlos en la tasa de basura de los vecinos. Los datos, incidió Soler, muestran que la UTE ha pasado de una plantilla de 169 trabajadores en 2007 a la actual de 189, un incremento en el personal que no justificaría que el coste salarial se haya disparado en ese tiempo en más de un 40% hasta llegar a los 10,6 millones de euros. Este aumento repercute, junto a otros conceptos, en el nuevo canon que propone la UTE, y este en el recibo del millón y medio de habitantes de Valencia y su área metropolitana.

El portavoz del PP, Enrique Senent, obvió el espinoso asunto de los sueldos y el presidente de la entidad, el concejal de Valencia Ramón Isidro Sanchis, tampoco lo tocó ni desmintió los datos del PSPV. Acabada la asamblea, fuentes de la Emtre argumentaron que el actual nivel salarial de la planta se debe a que la UTE asumió a la plantilla de la antigua instalación (Fervasa) y las "buenas" condiciones de su convenio. Según el organismo, la UTE incorporó a 243 trabajadores y ahora tiene 205, una cifra algo superior a la que dio Soler. Para el PSPV, la subrogación de la plantilla no explica los elevados salarios, especialmente los de los directivos. En este contexto, los 10 representantes socialistas en la asamblea renunciaron a la dieta de 260 euros por asistencia.

El PP, por boca de Senent, insistió en la necesidad de "actualizar" la tasa para cubrir el gasto "real" del tratamiento de residuos y amortizar las nuevas plantas y el vertedero de Dos Aguas. Senent rechazó que se oculten datos, destacó que Madrid o Barcelona pagan más y acusó a la oposición de politizar de forma "abusiva" el debate.

El PP apoyó en bloque la subida de la tasa -en agosto Paterna votó en contra de la aprobación provisional y ayer no acudió-. Se opusieron el PSPV, EU y Compromís, que abrió la puerta a la abstención pero la cerró al no contemplarse bonificaciones para familias en crisis. La asamblea aprobó también exigir al Consell la deuda histórica con la entidad, de unos 23 millones de euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de septiembre de 2011