La Generalitat planea una emisión de bonos de 4.000 millones

El Ejecutivo propone a la banca colocar en octubre deuda pública a particulares a uno, dos y tres años

A poco más de dos meses para que venzan los bonos para particulares del tripartito, el Gobierno catalán ha empezado a perfilar ya la próxima emisión de deuda. El Ejecutivo de Artur Mas ha llamado a la puerta de varias entidades financieras con una propuesta para realizar una emisión, también destinada al mercado minorista, de 3.000 millones de euros ampliables hasta 4.000 millones. La oferta inicial del Gobierno catalán es muy parecida a la emisión que realizó el pasado mes de abril, cuando colocó 3.200 millones de euros, con la novedad de que prevé un tercer tramo de bonos a tres años al 5,25%.

Según las fuentes consultadas, la Generalitat ha empezado a sondear el mercado y a las entidades aseguradoras. El Departamento de Economía y Conocimiento, dirigido por Andreu Mas-Colell, les ha propuesto una emisión en tres tramos: el primero consistiría en colocar bonos a un año con una remuneración del 4,25%; el segundo, a dos años, con un cupón del 4,75%, y el tercero, a tres años, daría el 5,25%.

La Generalitat planea lanzar esta operación a finales de octubre, si bien todavía quedan flecos. Entre ellos, las comisiones que cobrarán las entidades financieras y los importes máximos que se asignarán a cada tramo de la emisión. Una portavoz del departamento sostuvo que no hay nada cerrado y que el Gobierno catalán está hablando "permanentemente" con cajas y bancos para explorar múltiples posibilidades para endeudarse y asegurar a los inversores que cobrarán los intereses de la emisión de noviembre de 2010, que ascendió a 3.500 millones.

Varias fuentes del sector coincidieron en que la posibilidad de realizar una emisión para los inversores institucionales -por ejemplo, fondos de inversión o de pensiones- es prácticamente imposible ahora, puesto que los mercados están cerrados a emisiones autonómicas por la crisis de la deuda soberana, que castiga en especial a España e Italia. Y si las cosas ya son complicadas, las agencias de calificación de riesgos siempre están para dar la puntilla. A las puertas de esa emisión, Fitch rebajó ayer la nota de la Generalitat -además de la de otras cuatro comunidades- de A a A-, el séptimo nivel de solvencia. Cataluña y la Comunidad Valenciana tienen las peores notas de todas las comunidades.

Sobre la firma

Lluís Pellicer

Es jefe de sección de Economía de EL PAÍS, donde ha desarrollado la mayor parte de su carrera. Ha sido corresponsal en Bruselas entre 2018 y 2021 y redactor de Economía en Barcelona, donde cubrió la crisis inmobiliaria de 2008. Licenciado en Periodismo por la Universitat Autònoma de Barcelona, ha cursado el programa de desarrollo directivo de IESE.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS