Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hallados restos de una niña neandertal en Pinilla del Valle

El hallazgo, registrado en Pinilla del Valle, abre el horizonte a la ciencia para descifrar algunos enigmas de la especie predecesora del 'homo sapiens'El hallazgo, registrado en Pinilla del Valle, abre el horizonte a la ciencia para descifrar algunos enigmas de la especie predecesora del 'homo sapiens'

El reciente hallazgo en Pinilla del Valle de cuatro piezas dentales de un infante neandertal, de dos años y medio de edad, que vivió hace más de 40.000 años, constituye para los expertos uno de los descubrimientos paleontológicos más importantes de los registrados en Madrid durante las pasadas décadas. Así lo subrayaron ayer el antropólogo Juan Luis Arsuaga, codirector de Atapuerca; el paleontólogo Enrique Baquedano, impulsor de la excavación de Pinilla, y Alfredo Pérez González, máxima autoridad de la arqueogeología española, al dar noticia del hallazgo en la localidad serrana. Ignacio González, vicepresidente del Gobierno regional, anunció la adquisición de predios contiguos al yacimiento para que prosigan allí las excavaciones, realizadas hasta ahora por decenas de especialistas a lo largo de una década.

El Gobierno regional promete un futuro parque arqueológico público y visitable

Tenía dos años y medio. Medía menos de un metro. Era, posiblemente, una niña. Y pelirroja. Pertenecía a una comunidad neandertal, la especie previa y precursora del homo sapiens a la que todos hoy pertenecemos. Su rastro fue hallado el pasado 29 de agosto en los yacimientos de Calvero de la Higuera, en Pinilla del Valle, a 90 kilómetros al norte de Madrid.

La niña vivía con sus padres en una cueva de piedra junto a una caudalosa corriente de agua que, entre 70.000 y 40.000 años después, llamaríamos río Lozoya. En sus riberas abrevaban toros enormes, rinocerontes esteparios y feroces leones. Con lanzas los acechaba su padre, que aún desconocía las flechas. Mientras él cazaba, a ella la destetaba su madre. Y entonces, por razones desconocidas, la niña murió. Pero el rastro de su cuerpecillo, muy presumiblemente depositado de manera intencional por sus padres en un lugar a salvo de las hienas, no se perdió: tenía dientes de leche bien formados; cuatro de ellos, dos incisivos, un canino y una muela, han llegado hasta nosotros casi intactos. Conservan el fulgor del que fuera su blanquísimo esmalte. "Es un hallazgo extraordinario. No solo por la enorme cantidad de información biológica y genética que los dientes, por su consistente dureza, brindan, sino también porque el hallazgo de las piezas dentales se encuentra contextualizado, es decir, se inserta dentro de un conjunto de elementos y referencias que permiten generalizar los conocimientos científicos que proporciona". Así lo explica el arqueo-paleontólogo Enrique Baquedano, mentor principal de la excavación y director del Museo Arqueológico Regional. Y añade: "No hay precedente de un descubrimiento así en la región madrileña, es muy importante en la península Ibérica y, en verdad, relevante en Europa". Hace 30.000 años, este continente vio extinguirse aquella especie de homínidos robustos, dotados con el gen de los pelirrojos y de una capacidad craneal de hasta 1.500 centímetros cúbicos, 200 más que la de sus sucesores, nosotros, los homo sapiens, que sí conocían las flechas y gozaban además de una organización social superior que la de los neandertales, razones por las cuales les sobrevivieron -y tal vez, los aniquilaron-.

Los dientes de la niña los ha encontrado un equipo de arqueólogos, paleontólogos, geólogos y topógrafos que desde hace una década excava en Pinilla del Valle, uno de los yacimientos prehistóricos más prometedores de la península Ibérica. Con los dientes de leche de la niña del valle del Lozoya, nombre que se ha asignado a la neandertal madrileña, los especialistas han comenzado a precisar su ADN, llave de su código genético y el de sus parientes. Podrán además descubrir qué alimentos tomaba, cuánto medía su cráneo, dónde tenía ubicada la laringe y de qué capacidad de hablar disponía, con cuál disposición cerebral contaba para formular abstracciones o vertebrar un lenguaje simbólico.

El paleo-antropólogo Juan Luis Arsuaga, codirector de Atapuerca, que con Baquedano y el geólogo Alfredo Pérez González codirige el yacimiento de Pinilla, mostraba ayer su emoción al saber que el rastro de la niña neandertal recién hallado va a permitir responder a muchas de estas preguntas. El vicepresidente regional, Ignacio González, anunció la compra de 3,3 hectáreas del Calvero de la Higuera para proseguir excavaciones y crear allí un parque arqueológico visitable.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de septiembre de 2011