Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE vaticina una "desbandada" de alcaldes populares por la exclusividad

Pedro Rodríguez: "¿Quién puñetas es Griñán para prohibirnos ser diputados?"

El PSOE cree que su apuesta por hacer incompatibles los cargos de alcalde y diputado andaluz responde a la lógica de los tiempos. Le parece que ha dado con la tecla al plantear algo de sentido común cuando arrecia la crisis. Además, de paso, golpea uno de los ejes de la oposición de Javier Arenas, que lleva a sus regidores como estandarte de la carrera a la presidencia de la Junta. Pese a que los populares se resistirán con todas las armas a su alcance, la decisión está ya tomada y en el pleno parlamentario de mañana la mayoría absoluta socialista garantiza la toma en consideración de la reforma que precisa la Ley Electoral.

La secretaria de Organización del PSOE andaluz, Susana Díaz, lamentó ayer que el PP esté "obsesionado" con evitar la dedicación exclusiva de los alcaldes, una propuesta que Arenas defendió en el pasado -y rechazaron, por cierto, los socialistas-. Díaz opinó que la negativa del PP trata de ocultar la utilización electoralista que esta fuerza política practica con los Ayuntamientos. "Quizás lo que teme Arenas es que se produzca una desbandada de las corporaciones, lo que pondría en evidencia que muchos de esos alcaldes fueron obligados a presentarse por un posible gancho electoral, pero en realidad no querían estar al frente de esos Ayuntamientos", aventuró la socialista.

La nueva norma, que cuenta con el respaldo de IU, empezaría a contar a partir de las elecciones autonómicas de la primavera y no afectaría a los actuales diputados-alcaldes. La propuesta afecta únicamente al ejercicio del cargo, es decir, los alcaldes pueden ser candidatos en las listas de los comicios andaluces, pero cuando se constituya la nueva Cámara deberán optar por dedicarse a un puesto u otro.

El PP considera la exclusividad un atropello y estudia medidas legales, aunque con pocas esperanzas, ya que esta norma rige desde hace años en Galicia (donde ni siquiera los alcaldes pueden figurar en las candidaturas) sin ningún problema jurídico. Pero el argumento político está vivo. El alcalde Huelva, el popular Pedro Rodríguez, se explayó ayer en un desayuno con periodistas: "¿Quién puñetas se cree que es [José Antonio] Griñán para prohibir esto? Es una medida antidemocrática, y por qué ahora y no antes. Por más que lo pienso, más cabreado me pongo". Rodríguez calificó la exclusividad de la "mayor cacicada de la historia política de Andalucía" y opinó que "se tendrían que levantar los ciudadanos, pero estamos dormidos".

El Parlamento debatirá hoy en un pleno extraordinario la toma en consideración de la iniciativa legislativa del PSOE para que el Gobierno delegue competencias a la Junta sobre el Guadalquivir. Susana Díaz emplazó ayer al PP a implicarse en la proposición de ley, de modo que cuando llegue en diciembre a las Cortes Generales, que estarán recién constituidas, tenga la fuerza del consenso que tuvo la reforma del Estatuto de Autonomía.

No obstante, el PP aún no ha terminado de deshojar la margarita. Sanz dijo ayer que no habían decidido el sentido del voto -es probable la abstención- y avanzó que en el trámite de las enmiendas, su grupo tratará de cambiar el modelo de gestión del agua que, según su criterio, es el verdadero problema del río, y no tanto quién tiene o debe tener las competencias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de septiembre de 2011