Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas pide apoyo a todas las instituciones para defender la inmersión

El Gobierno debatirá mañana el recurso al auto del Tribunal Superior

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, pidió ayer el respaldo a todas las instituciones y ayuntamientos catalanes frente al auto del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que exige que en dos meses el castellano sea también lengua vehicular en la escuela. "Nos mantendremos fieles y firmes en la defensa de la identidad catalana, de la cultura y de una legua que es más que centenaria; lo haremos desde el Gobierno, lo haré yo como presidente, y espero que todas las instituciones, incluidos los ayuntamientos, también sabrán defenderlo", dijo Mas en Tortosa. Mas hizo una cerrada defensa del modelo de inmersión.

El auto judicial que cuestiona que el catalán sea la única lengua vehicular en las aulas amenaza las relaciones entre el Partido Popular y Convergència i Unió. El presidente del grupo de CiU en el Parlament, Oriol Pujol, advirtió ayer a los populares que, si hacen casus belli del bilingüismo en la escuela, la federación nacionalista dejará de tenerlo en cuenta para cerrar futuros acuerdos en la Cámara, como los presupuestos para 2012. "Sin duda que dejarán de ser nuestros compañeros de viaje para cualquier materia", dijo Pujol en una entrevista concedida a Catalunya Informació.

El PP y Ciutadans han sido los únicos partidos parlamentarios que han emplazado al gobierno de Artur Mas a cumplir el auto del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TJSC), que da dos meses a la Generalitat para implantar también el castellano como lengua vehicular en las escuelas.

No obstante, Pujol matizó: "Me atrevo a decir que el PP hace bandera de esto

[de su defensa del bilingüismo en las escuelas], pero de puertas afuera, no de puertas adentro".

Pese a polémicas políticas y judiciales, el curso comenzará "con normalidad el próximo día 12", aseguró ayer la consejera de Enseñanza catalana, Irene Rigau, de acuerdo con las "instrucciones y reglamentaciones que derivan de la Ley de Educación de Cataluña aprobada por el Parlamento autonómico, lo que le da toda la legitimidad".

Rigau no quiso desvelar la argumentación del recurso que ella misma anunció el pasado viernes, y cuyo planteamiento fijará el Gobierno catalán en la reunión que celebra mañana, martes. La consejera, que ayer inauguró una guardería en Cornellà de Terri (Pla de l'Estany), agradeció el apoyo recibido por el Ejecutivo de CiU.

La consejera explicó que el TSJC ha emitido este auto porque considera insuficientes las explicaciones que se han dado hasta ahora. Rigau se mostró dispuesta a ampliar la información sobre los casos particulares que han solicitado la enseñanza en castellano, pero insistió en que el modelo de inmersión lingüística está amparado en el Estatuto de Cataluña "y tuvo el aval del Tribunal Constitucional en su sentencia".

"Es bueno que se sepa que en el curso que empieza no hay que introducir ningún cambio porque la normativa que regula la previsión del próximo curso está absolutamente avalada por los tribunales", aseguró Rigau. La consejera confió en encontrar "la manera que jurídicamente se reconozca la validez de este modelo" y defendió con firmeza la inmersión lingüística en catalán.

La toma de posición de numerosas entidades y de buena parte de la sociedad catalana "demuestra que es un modelo válido, un modelo educativo que garantiza las dos lenguas y que ayuda a la convivencia y no fractura" la comunidad escolar.

Tanto la consejera de Justicia, Pilar Fernández, como el presidente del TSJC, Miguel Ángel Gimeno, consideraron ayer que el polémico auto da respuesta a la demanda de las tres familias denunciantes y podría no cuestionar el modelo de inmersión lingüística. El recurso deberá aclarar el fondo de la polémica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de septiembre de 2011