Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Economía impondrá transparencia a la banca en el cobro de comisiones

El Gobierno endurece la normativa tras ser amonestado por la UE - Las entidades deberán explicar cada gravamen y renunciar a la opacidad

Explicaciones claras y sin engañifas de los bancos a sus clientes. El Gobierno va a endurecer la normativa para frenar el abuso de las entidades bancarias en el cobro de comisiones, tras una dura amonestación de la Unión Europea que sitúa a España como el país menos transparente después de Italia. La orden, que el Ministerio de Economía y Hacienda tiene previsto remitir al Boletín Oficial del Estado la segunda semana de septiembre, sigue dejando libertad de precios, pero obligará a cajas y bancos a exponer públicamente qué comisiones cobran y por qué, y a enviar cada enero a sus clientes una relación de los cobros por gestión del año. También se impone un impreso único para solicitar hipotecas que alerte en negrita y mayúsculas de las disposiciones más perjudiciales para el consumidor.

"El consumidor no sabe lo que paga ni por qué", advierte el comisario Barnier

España e Italia encabezan la lista europea de gravamen por cuenta

Cada enero los clientes serán informados de las comisiones cobradas

Los consumidores denuncian subidas en las tarifas de hasta el 35,6%

La opacidad actual del sistema y el continuo incremento de las comisiones han originado quejas masivas entre los consumidores. Según un estudio de la Confederación Española de Organizaciones de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios (Ceaccu), las comisiones han subido entre el 6% y el 35, 6% desde junio de 2010 al mismo mes del año en curso, y la confusión ha sido la norma general en la explicación al cliente.

El responsable del estudio, Fernando López Romano, explica el incremento de tarifas por la disminución de ingresos a través de los créditos. "Lo que no obtienen por un lado tratan de compensarlo por otro. Nadie se cree que, una vez achicado el grifo de los préstamos, las ganancias declaradas del sector bancario sean tan altas. Lo único que justifica tales cuentas de resultados son unas comisiones por encima de lo razonable", señala el director de asuntos económicos de Ceaccu. "Lo peor", añade, "es que no van a las claras. Enredan al cliente. Es una política de hechos consumados. Primero pagas y luego protestas".

Estas protestas son la primera causa del malestar de organizaciones de consumidores como Ceaccu, Facua -Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios- y Adicae, entre otras. "Cobran una doble comisión: una muy elevada por un descubierto en la cuenta y otra de menor cuantía por avisar al cliente de que tiene un descubierto", comenta Rubén Sánchez, portavoz de Facua. En Adicae (Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros de España) se expresan en términos más duros: "Las comisiones siguen desgastando la economía familiar. Por mucho que oigamos que la crisis la pagamos todos, quienes la originaron (las entidades financieras) parecen desentenderse del asunto e intentar cargársela a los consumidores", aseguran. "El aumento simultáneo de comisiones en todas las entidades constituye una nueva muestra del fracaso de la libre competencia bancaria. Nunca la hubo, y ahora menos", agregan.

El borrador de la orden ministerial no entra en la regulación de la cuantía de las comisiones -estas siguen siendo libres- pero sí incide en que la comunicación al cliente debe ser efectuada "con suficiente antelación para que pueda cambiar de idea" y establece también que la explicación sea inteligible: "Explicaciones claras y suficientes para su comprensión". El término que se repite con mayor frecuencia en el texto, en el apartado de las comisiones, es el que trata de evitar operaciones "engañosas".

"Es cierto que la mayoría de las veces sí advierten, porque la ley les obliga a ello. Pero lo hacen en un sobre con una docena de impresos más, mezclado con la publicidad, o en el apartado z del artículo no sé cuantos en letra minúscula. Saben que la gente no lo lee y se aprovechan de ello", apunta López Romano.

Como cautela, se requerirá a las entidades bancarias a mostrar en lugar visible una tabla con las tarifas de las comisiones -actualmente se deja a criterio del responsable de la sucursal el término "visible"-, y se añade la obligatoriedad de que dicha tabla figure en lugar destacado en la página web de cada entidad. Si la operación se efectúa en un cajero, móvil, tableta o similar, deberá constar un número de teléfono de atención al cliente. Asimismo, el banco estará obligado a remitir en el mes de enero una carta o correo al usuario detallando las comisiones cobradas en el año vencido: cuantía, fecha y concepto.

El texto del Gobierno aumenta las precauciones que las entidades bancarias deben adoptar en la concesión de préstamos hipotecarios y establece unos impresos tipo para la firma de la hipoteca, en los que se impone la negrita, mayúscula o sombreado de aquellos términos con más riesgo para el bolsillo del consumidor.

El aldabonazo de la orden ministerial ha sido la llamada de atención de la Comisión Europea del pasado mes de julio. La UE sitúa a España -junto a Italia- en cabeza de los países que más gravan a los titulares de cuentas corrientes y de ahorro y peor explican la trastienda de los números al consumidor. El comisario de Mercado Interior y Servicios Financieros, Michel Barnier, destacó los casos italiano y español. "Las diferencias del poder adquisitivo no lo justifican todo", dijo. Y añadió: "El consumidor no sabe lo que paga ni por qué. No puede comparar ni aprovecharse de la competencia en este sector".

La Comisión estudió la opacidad de los bancos y el gravamen de las comisiones en 2009, un año después del estallido de la crisis. Pidió una autorregulación y fijó las líneas de transparencia. Pasados dos años, ha evaluado el exiguo resultado de aquella recomendación. En su último informe advierte de que si en septiembre no se garantiza un mejor funcionamiento entre bancos y clientes, los Gobiernos tendrán que atenerse a una Directiva.

Las comisiones anuales que paga un italiano por el movimiento normal de su cuenta ascienden a 253 euros: después va España, con 178. En el último lugar, Bulgaria, con 27. La media europea es de 111,62 euros.

Tarifas más caras

- El Banco de España analizó el periodo comprendido entre diciembre de 2010 y julio de 2011. Bancos y cajas han incrementado sus tarifas en los porcentajes siguientes:

- Mantenimiento de cuenta: la subida media ha sido de 3,64 euros en las corrientes y 3,43 euros en las de ahorro. Suponen incrementos de algo más del 15%.

- Las transferencias nacionales cuestan 1,12 euros más ( 35,67% más).

- El estudio previo a la concesión de un préstamo no hipotecario se ha incrementado en 12,96 euros, el 14,31%. Para una hipoteca hay que pagar 25,24 euros más (23,54%).

- Divisas. En ventanilla hay que abonar 0,73 euros más. En adeudo, 50 céntimos más (8,5% y 10,25%).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de agosto de 2011

Más información