Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Argentina se indigna por la rebaja de Moody's a la banca

La agencia Moody's le rebajó el jueves la perspectiva al sistema bancario argentino, de "estable" a "negativa", porque considera que sus actuales beneficios históricos son insostenibles, dada la política económica del Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. La decisión de Moody's, en tiempos en que las calificadoras se encuentran bajo fuego por su incapacidad para advertir la crisis financiera de 2008 y por degradar recientemente a EE UU, Portugal e Irlanda, provocó críticas del Banco Central argentino y de las entidades privadas, tanto las de capital local como las extranjeras, entre las que destacan BBVA y Santander.

Moody's explicó que la rebaja obedecía a "la fragilidad de las ganancias, que dependen cada vez más de las políticas acomodaticias pero insostenibles del Gobierno; su vulnerabilidad a la confianza de los inversores y su exposición a riesgos políticos". El sistema argentino colapsó en 2001, cuando se instauró el corralito a los depósitos, pero se ha ido recuperando, aunque el nivel de crédito privado en relación al PIB aún es de apenas el 13% (en Chile llega al 100%). En 2008, Moody's ya había rebajado la perspectiva a la banca argentina, pese a que se halla tan aislada de los grandes centros financieros mundiales que ni se resintió con el cataclismo.

La agencia cambia de "estable" a "negativa" la calificación

"Moody's no entiende lo que pasa en Argentina", declaró ayer la presidenta del Banco Central argentino, Mercedes Marcó del Pont. "Ya nos sorprendió en los noventa cuando mostraba a Argentina como el mejor alumno, y cuando el país se caía". Un día antes, el presidente de la patronal de la banca extranjera y exejecutivo del Santander, Claudio Cesario, alegó que "los números muestran la situación de solvencia, liquidez y fortaleza de los bancos en Argentina". Agregó que le gustaría conocer cómo la agencia calificaba a la aseguradora AIG antes de su colapso, en 2008.

Moody's sorprendió a los analistas cuando se refirió a hipotéticas intervenciones del Gobierno en el sector en los próximos 12 o 18 meses. El kirchnerismo, cuya jefa tiene todas las de ganar para las elecciones generales de octubre, impulsa una ley para ampliar la regulación bancaria. Pero Martín Redrado, expresidente del Banco Central con Néstor Kichner, dijo ayer que, como Argentina ha perdido este año su superávit fiscal, el Gobierno buscará hacerse con nuevos fondos y los recursos de los bancos "aparecen como una presa apetecible".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de agosto de 2011