Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis financiera | Los problemas de las entidades de crédito

Bruselas avisa de que la debilidad de la banca agrava las tensiones

Las entidades irlandesas y españolas son las más restrictivas con el crédito

"Aunque el aumento de la prima de riesgo no es la única explicación del declive del crédito en la zona euro, se añade a una tendencia ya negativa y la refuerza". La conclusión es del último informe de la Comisión Europea sobre los efectos del incremento generalizado del riesgo país en los países periféricos. El estudio se publicó en mayo, cuando ya empezaba a ser obvio que sería necesario un segundo plan de rescate para Grecia. El diferencial del interés del bono español con el alemán no llegaba entonces a los 250 puntos básicos. Ahora está en 400. Como la prima de riesgo, la preocupación sobre el impacto de las tensiones de los mercados en una economía renqueante como la española no hace sino crecer.

El volumen de deuda pública del Estado ronda el 65% del PIB

El crédito, o más bien su escasez, es una de las vías de transmisión más evidentes de la crisis del sector financiero al resto de la economía. El análisis que hicieron los expertos de la Comisión Europea señala a Irlanda (de forma destacada) y a España como los países en los que más disminuyó el volumen de crédito en relación al PIB entre principios de 2010 y principios de 2011. "La fragilidad de los bancos en estos dos países es determinante, y también contribuye a aumentar su prima de riesgo", detalla el estudio de Bruselas.

La reforma de las cajas de ahorros, descapitalizadas tras el estallido de la burbuja inmobiliaria, aún no ha acabado, y tampoco la desconfianza de los inversores internacionales hacia la banca española. Las dificultades para encontrar liquidez se traducían ya, antes de la nueva ola especulativa, en "un acceso más restringido a la financiación" para las pequeñas y medianas empresas de los "países estresados". En el caso español, la última encuesta financiera del Banco Central Europeo revela además que se han vuelto a endurecer las condiciones en los créditos para compra de viviendas.

La banca española puede incluso acelerar la escalada de la prima de riesgo si esta llega a los 450 puntos básicos. A partir de este nivel, las cámaras de compensación, como LCH.Clearnet (Londres) o Eurex Repo, que facilitan la concesión de créditos a corto plazo a las entidades españolas al respaldar la operación, exigen mayores garantías "por el riesgo adicional de la deuda soberana". En el caso de Irlanda, eso retroalimentó las dudas sobre la solvencia de las cuentas públicas y la abocó a pedir el auxilio de la UE.

El BCE tomó nota del riesgo y, en una decisión inesperada, reactivó este jueves la concesión de préstamos a seis meses a las entidades de la zona euro y prolongó las operaciones a tres meses hasta 2012. Con la barra de liquidez reabierta, la banca española tendrá más fácil sortear las turbulencias financieras en el tramo final de la reforma de las cajas. Pero, según la inmensa mayoría de los expertos, solo si cristaliza la intención del BCE de comprar bonos españoles e italianos, la prima de riesgo bajará de los 400 puntos básicos. Y el crédito podría volver a normalizarse.

En caso contrario, la propia Comisión Europea estima que, con una prima de riesgo por encima de los 400 puntos básicos de forma prolongada (Grecia lleva dos años en esa situación, Irlanda y Portugal, uno), el mordisco al crecimiento económico puede llegar al 0,8% del PIB en el primer año. Y al 1,4% de media si se mantiene durante una década. Para que eso ocurra, el sobrecoste financiero del sector público debe transmitirse a los créditos a familias y empresas. En el caso de España, juega en contra la debilidad de buena parte de su banca. En cambio, el moderado nivel de deuda pública, uno de los logros del Gobierno socialista (la rebajó al 37% del PIB antes de la crisis financiera), funciona como amortiguador. La Comisión recopila varios estudios para concluir que el impacto de esos 400 puntos básicos en la prima de riesgo es mayor cuando la deuda pública supera un nivel elevado, que sitúa entre el 80% y el 90% del PIB. El volumen de deuda pública del Estado español ronda ahora el 65% del PIB y no se prevé que supere el 75% en los próximos dos años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de agosto de 2011