Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:TROTAMUNDOS | Carlo d'Ursi - Actor | EL VIAJERO HABITUAL

Desnudo con tiburones

Carlo d'Ursi se fue a Mozambique para rodar la película El vuelo del flamenco, que se estrenó ayer. Acabó solo en una pequeña isla desierta, desnudo y sin poder bañarse.

Lo peor de rodar en un paraíso africano...

Tuve fiebres maláricas, así que me llevaron a la Isla de los Portugueses.

¿Le pusieron en cuarentena?

Solo fui tres días para descansar en una cabaña de lujo que tenía aire acondicionado. Tenía que elegir entre la luz y el fresco. Una noche lo puse: la choza empezó a temblar, el techo, a moverse... Acabé durmiendo sin aire y sin tejado, porque se cayó.

¿Maldijo su suerte?

Disfruté de mi estancia, porque en general fue un plan muy bucólico: estuve solo, desnudo, recorriendo las playas, pero sin bañarme.

MÁS INFORMACIÓN

Estando solo y desnudo, ¿por qué no se bañó?

El océano está lleno de tiburones. "Mójate, pero no te bañes" fue lo primero que me dijeron al llegar. Unos días después me llevaron a hacer esquí acuático mar adentro.

¿Allí sí se está a salvo?

Aunque me dijeron que no pasaba nada, yo estaba cagado. Pero cuando viajas por África tienes que tener claro que no hay que pedir explicaciones; o te fías de lo que te dicen los locales o te mueres, literalmente. Clint Eastwood nos enseñó que quien va a rodar a África tiene que cazar.

¿Lo hizo?

El kit que me dieron para aguantar en la isla incluía tres gallinas.

¿Cámping gas incluido?

Me explicaron cómo hacer fuego. Fui scout y pensaba que podría, pero, tras varios intentos, descubrí que no es tan fácil. Por suerte, llevaba cerillas para fumar y pude cocinarlas.

Eso no suena muy Clint Eastwood...

Bueno, también estuve dos días en el parque Kruger, viendo cómo cazan los chitas (guepardos).

¿Impresionan?

¡Uno me pasó a medio metro! Nos apostamos frente a un grupo de gacelas y esperamos. Todo parecía tranquilo. De repente, aparecieron y en diez minutos se comieron doce ejemplares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de julio de 2011