Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cae Goran Hadzic, el último criminal de los Balcanes

El antiguo líder de los serbios de Croacia fue arrestado cerca de Belgrado

La caída de Goran Hadzic, antiguo presidente de los serbios de Croacia, marcó ayer un hito en la historia del Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY). Acusado de crímenes de guerra y contra la humanidad, era el último de los fugitivos buscado por una corte abierta por la ONU hace casi dos décadas. Su captura en un bosque al norte de Belgrado resulta además decisiva para el futuro europeo de Serbia. Los juicios contra el exgeneral serbobosnio, Ratko Mladic, y el líder político de los serbios de Bosnia, Radovan Karadzic, dirigentes de primera fila en las guerras de los Balcanes, están ya en marcha. La captura de Hadzic puede acelerar ahora las negociaciones comunitarias entre Belgrado y Bruselas. Esa fue al menos la sensación que quiso dar Boris Tadic, presidente serbio, cuando anunció la detención. "Hemos cumplido con nuestras obligaciones morales y legales", dijo, en alusión al régimen de candidato a la adhesión a la UE que espera recibir para su país. De momento, la justicia serbia ya ha aprobado la extradición de Hadzic a Holanda, sede del TPIY.

Le capturaron cuando le pagaban por un cuadro robado de Modigliani

Después de estar siete años oculto, el arresto de Hadzic ha tenido un punto novelesco. Según Vladimir Vukcevic, fiscal serbio, fue interceptado en un bosque en las montañas de Fruska Gora. El lugar está cerca de su casa familiar, y Hadzic acudió allí a recibir un pago después de intentar vender un cuadro robado. La tela era auténtica y firmada por el pintor italiano Amadeo Modigliani. La justicia serbia cree que pudo haberla recibido durante la guerra croata. "Hay que preparar este tipo de operaciones. Solo así pueden obtenerse los resultados deseados", añadió el presidente Tadic, para justificar la tardanza en encontrarle. Incluso se permitió comparar esta búsqueda con la protagonizada por Estados Unidos, que ha tardado una década en dar con Osama bin Laden.

En La Haya, Serge Brammertz, fiscal jefe, felicitó a las autoridades serbias y recordó a las víctimas, "que viven un momento trascendente en su reclamación de justicia". Desde Bruselas, tanto la UE como la OTAN tomaron nota de la detención. "Constituye un nuevo paso importante de Serbia para hacer realidad su perspectiva europea", dijeron al unísono el presidente del Consejo Europeo, Herman van Rompuy; el de la Comisión Europea, Manuel Durão Barroso; y la alta representante comunitaria, Catherine Asthon. El secretario de la Alianza Atlántica, Anders Fogh Rasmussen, aventuró que podrá cerrarse el capítulo más doloroso de la historia europea reciente.

En conjunto, unas palabras de las que Belgrado espera que puedan disipar lo que se conoce justamente como el "efecto La Haya". Es decir, que sirvan para suavizar la postura de Holanda, único país que vetaba el avance de las conversaciones comunitarias con Belgrado mientras no cayeran todos los renegados de los Balcanes. En caso holandés se justifica por el sentimiento de culpa generado tras la humillación de sus cascos azules, encargados de defender a los refugiados que perecieron en 1995 a manos del Ejército serbobosnio en Srebrenica.

En las guerras que enfrentaron a las seis repúblicas de la antigua Federación yugoslava (1991 a 2001) hubo un genocidio (el de Srebrenica), y un sitio de tinte casi medieval que se prolongó cuatro años (en Sarajevo). También reapareció la limpieza étnica de otras contiendas más antiguas, que los dirigentes serbios del momento aplicaron a la creación de un espacio común puro denominado Gran Serbia. De entre los episodios trágicos tal vez menos recordados, destaca la masacre de Vukovar, perpetrada en dicha ciudad croata y cuya responsabilidad es atribuida a Goran Hadzic.

Técnicamente, se trata de un crimen de guerra y sucedió en noviembre de 1991. En el plazo de tres días, fueron torturados y asesinados unos 200 civiles, en su mayoría croatas, a manos de paramilitares serbios y miembros del Ejército Popular Yugoslavo. No fue una matanza más. Los asesinados fueron los heridos que estaban ingresados en el hospital de Vukovar. La autoría directa se atribuyó a las autoridades serbias locales (Veselin Sljivancanin y Mile Mrksic fueron condenados en 2007 por el TPIY a penas de 20 y 5 años de cárcel, respectivamente). Pero Hadzic era el líder de los serbios de Croacia y el mismo tribunal le acusa de este crimen "por estar involucrado en el plan general de expulsión y exterminio de los civiles croatas entre 1991 y 1993". El pliego acusatorio completo suma 14 cargos por persecución, asesinato, deportación y maltrato de la población indefensa. El fiscal Brammertz espera tenerle en Holanda en una semana.

Los cuatro del Tribunal de La Haya

- Slobodan Milosevic. El ex presidente de Serbia y de la República Federal Yugoslava fue detenido en abril de 2001 y extraditado a La Haya dos meses después. Murió en 2006 en su celda de la prisión de Scheveningen. Pesaban sobre él 60 cargos de genocidio, crímenes de guerra y de lesa humanidad en las guerras de Croacia (1991-95), Bosnia (1992-95) y Kosovo (1998-99).

- Radovan Karadzic. Exlíder político de los serbios de Bosnia, fue detenido en julio de 2008 tras 13 años en la clandestinidad. Es juzgado desde 2009 por genocidio, crímenes de guerra y lesa humanidad.

- Ratko Mladic. Exjefe militar de los serbios de Bosnia, el llamado carnicero de los Balcanes, fue detenido en Serbia en mayo, tras 16 años prófugo. En La Haya deberá responder de su papel en el genocidio de Srebrenica, que costó la vida a 8.000 varones musulmanes.

- Goran Hadzic. Expresidente de la autoproclamada República Serbia de Krajina (Croacia) entre 1992 y 1993, fue detenido ayer.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de julio de 2011

Más información