Madrid estudia adoptar el catálogo gallego de medicamentos

La Comunidad de Madrid estudia adoptar el polémico catálogo gallego del medicamento para ahorrar en la factura farmacéutica. El Ministerio de Sanidad lo ha recurrido al Tribunal Constitucional, pero este ha dado en principio la razón a la Xunta de Galicia en una resolución en la que admite que con ese catálogo se ahorran, de media, nueve millones de euros al mes. Sanidad, por su parte, asegura que sin él, y con las nuevas leyes del medicamento, el ahorro es muy superior. Las farmacéuticas han arremetido contra la iniciativa gallega.

El catálogo es un listado propio de fármacos que financia el Servicio de Salud y consiste en que cuando hay más de un fármaco con el mismo principio activo que cura una enfermedad, pero con distinto precio, el sistema sanitario financia el más económico, sin que esto perjudique a la calidad del tratamiento.

Ahora, la pelea política en la carrera por ahorrar en la factura farmacéutica se puede extender si finalmente Madrid se suma a la iniciativa, algo que ya está estudiando, según dijo la presidenta de la comunidad, Esperanza Aguirre, que sin embargo admitió que hay diferencias entre sus sistemas sanitarios, pues en Madrid se utilizan muchos más medicamentos genéricos. Aguirre se reunió ayer con el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, para acordar medidas conjuntas de cara al próximo Consejo de Política Fiscal y Financiera que se celebrará a finales de este mes.

Concurso en Andalucía

Feijóo se quejó de que el Gobierno haya denunciado a Galicia por adoptar una fórmula que ahorra en gasto farmacéutico, mientras permite que Andalucía compre medicamentos por la vía de concurso público. "Mi respeto absoluto a la decisión de la comunidad andaluza", dijo, antes de lamentar que estas contradicciones "acreditan que en el Gobierno no hay liderazgo" sanitario, ya que debería haber una medida homogénea para todas las comunidades.

La idea del Gobierno andaluz (sacará a concurso público los principios activos más recetados por los médicos del Servicio Andaluz de Salud) también cuenta con la oposición frontal de las farmacéuticas. Y, aunque el Ministerio de Sanidad también mostró muchas dudas en un primer momento, el secretario general de Sanidad, José Martínez Olmos, calificó el lunes la medida como "positiva".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS