Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El teletrabajo eleva en Euskadi la productividad

El Gobierno vasco plantea extender su implantación a 330 funcionarios

Trabajar desde casa por un tiempo determinado no solo puede ayudar a conciliar la vida laboral y familiar, sino contribuir también a una mejora del rendimiento. Así lo ha demostrado una experiencia piloto desarrollada por el Gobierno vasco con 29 funcionarios entre los meses de enero y mayo. Los resultados constatan que la productividad aumentó en casi un 70% de los casos y la calidad en más de un 42%. "La prueba ha sido todo un éxito", celebró ayer la consejera de Administración Pública, Idoia Mendia, durante la presentación del balance en Bilbao.

Los 15 hombres y las 14 mujeres que voluntariamente se prestaron para trabajar a distancia tres días cada semana, durante los cinco meses previstos, han constatado que la experiencia piloto les ha permitido optimizar la gestión de su tiempo. Quizá por este motivo, el 84% estaría dispuesto a continuar desempeñando su labor en las mismas condiciones. El estado de ánimo de los participantes mejoró en casi un 77% de los casos y la salud en un 57%. Ocho de cada diez funcionarios se encontraron motivados para emplearse más a fondo durante el período de prueba y advirtieron un incremento de su rendimiento, además de una mejora de su vida personal. "El teletrabajo me ha permitido desayunar de nuevo junto a mi mujer, colaborar con un montón de tareas que llevaba ella sola e incluso aprender a planchar", destacó ayer Karmelo Basoredo, uno de los participantes en el programa. También se redujeron sensiblemente los gastos de desplazamiento, dado que 21 de los empleados públicos residen a más de 50 kilómetros de su puesto.

El ánimo y la salud mejoraron entre los participantes de la experiencia piloto

Analizado el resultado de la iniciativa, el Gobierno vasco ha empezado ya los trámites para extender el teletrabajo, desde el primer semestre de 2012, a todos los departamentos y los distintos organismos autónomos. Su implantación requerirá una regulación normativa que obligará a informar a las partes afectadas y a negociar con los sindicatos. "Lograr una Administración más eficiente, racional y conciliadora debe ser el objetivo", concretó Mendia, quien abogó también por reducir el índice de absentismo y desarrollar una cultura del trabajo orientado a los resultados.

En la experiencia piloto solo han tomado parte profesionales técnicos como asesores jurídicos, responsables de recursos humanos, traductores o gestores de Internet, entre otros. La extensión del trabajo no presencial se aplicará, en principio, a funcionarios del mismo perfil, unos 330 del total de 5.500 que conforman la plantilla del Gobierno vasco. El Ejecutivo, sin embargo, impulsará también la nueva modalidad de empleo a distancia entre el resto del personal administrativo que no atiende al público ni desempeña sus tareas en archivos o bibliotecas, aunque nunca de forma permanente. "El teletrabajo se prolongará entre seis meses y un año, no más allá", aseguró el viceconsejero de Función Pública, Juan Carlos Ramos, en referencia a la necesidad de mantener el "sentido de pertenencia a la organización", así como "la relación con el ámbito profesional y los compañeros de trabajo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de julio de 2011