Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez del Gürtel añade cargos contra un cabecilla

El magistrado que instruye el caso Gürtel en Madrid, Antonio Pedreira, ha citado para el próximo 14 de julio en calidad de imputado al empresario José Luis Ulibarri, dueño de las empresas Begar y UFC. Le ha descubierto un nuevo delito: un fraude fiscal en relación con una operación que Ulibarri gestó con la trama Gürtel y en la que dejó de pagar al fisco 595.000 euros (unos 100 millones de las antiguas pesetas). Ulibarri es uno de los empresarios imputados por el juez Pedreira por haber hecho supuestos pagos ilegales al cabecilla de la trama Gürtel, Francisco Correa, a cambio de su mediación con administraciones públicas gobernadas por el PP para obtener un trato de favor en la adjudicación de contratas y desarrollos urbanísticos.

Aparte de este delito fiscal, Pedreira ya imputaba a Ulibarri falsedad y cohecho. El fraude fiscal detectado ahora por la Agencia Tributaria está relacionado con una operación que hizo la empresa de Ulibarri UFC en El Escorial con la firma Proyedicom SL, cuyos gestores eran Correa y su número dos en la Gürtel, Pablo Crespo. En esa operación se ocultó al fisco un total de 595.000 euros.

Ulibarri ya estaba imputado en Gürtel por una operación en Boadilla del Monte para construir sobre unas parcelas. Ofreció por ellas 35 millones de euros, un precio muy inferior al de mercado. Además, incumplió los plazos de ejecución para la construcción de viviendas sobre ellos.

Por otra parte, el empresario Fernando Martín ha aplazado su declaración como imputado inicialmente prevista para el jueves, por coincidir con la junta general de accionistas de Martinsa Fadesa, convocada con anterioridad a la citación. La petición ha sido aceptada por el juez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de junio de 2011