Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:PABLO YUSTE | Director de la Oficina de Acción Humanitaria

"La especulación genera hambre"

El director de la Oficina de Ayuda Humanitaria española, Pablo Yuste, es el responsable de coordinar la logística de las operaciones humanitarias, una especie de productor que te consigue un barco o un avión en cualquier lugar del mundo. Afirma que el oeste de África se enfrenta a un verano de horror en cuestión alimentaria.

Yuste explica que el precio de los alimentos está siendo ya un factor clave en las hambrunas. "Los capitales que antes iban a la bolsa o al mercado inmobiliario ya no encuentran ahí beneficios. Pero sí los encuentran en la especulación de los mercados agrícolas, en la compra a futuros de grano. Si uno sabe prever, y no es tan complicado, cuáles van a ser los picos de demanda, algo que lamentablemente te podría decir yo ahora, puedes sacar un buen beneficio. Hasta el punto de que ya las crisis humanitarias y alimentarias son un elemento más que impacta en los precios. Estás generando un ciclo maligno. Tú apuestas por que va a haber hambre". El ciclo maligno es que "la sequía y la presión financiera sobre el mercado de alimentos generan hambre, esa hambre genera conflictos y los conflictos, más hambre. Y sigue subiendo el precio".

Y este año, en el Sahel, Yuste ya sabe que va a haber hambre. "Tenemos una fuerte sequía en el Sahel. Estamos encontrando tasas de desnutrición altas en zonas que ya han recogido la cosecha. Eso es muy preocupante, porque si un mes después de la recolección ya están en situación de desnutrición, cómo estarán al final del ciclo. Eso significa que los precios este verano van a subir todavía más. Sobre todo en cereales. Eso a nosotros nos puede suponer que suba el pan. Pero en países donde el 95% de la dieta es pan, como Afganistán, si sube el precio significa que se les reduce la ración, que comerán menos". O en Haití, donde "si sube el precio de su comida base, el arroz, se reduce su ración. Y es gente que ya está en una situación de desnutrición. Al final, los más pobres de los pobres, se mueren".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de junio de 2011