Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Congreso da un sí crítico a la prórroga de la misión en Libia

La intervención española ha costado ya 43 millones y suma 14,4 más al mes

No era ayer el mejor día para pedir el apoyo a la intervención en Libia, después de que la OTAN admitiera por vez primera que, debido a "fallos técnicos", ha podido causar víctimas civiles. Por eso, la ministra de Defensa, Carme Chacón, introdujo a última hora en su discurso una petición a la OTAN para que se extremen las precauciones, pues "cualquier víctima civil es excesiva e intolerable".

Tampoco era fácil explicar por qué, tras haber obtenido un permiso de un mes, prorrogado luego por otros dos, reclamaba ahora el Gobierno la prórroga indefinida de una operación cuyos objetivos militares "se están cumpliendo", en palabras de Chacón. "No es una cadencia lógica. O se han cambiado los objetivos o se equivocaron las previsiones", dijo José Ramón Beloki, del PNV.

Tanto Beloki como Gustavo de Arístegui, del PP, advirtieron del "estancamiento" del conflicto y se negaron a entregar un "cheque en blanco" al Gobierno. Josep Antoni Duran Lleida, de CiU, pidió que se dialogue con el entorno de Gadafi, porque "si no, tenemos guerra civil para muchos años".

Pero, pese a las dudas y recelos, la prórroga indefinida de la misión en Libia se aprobó sin ningún voto en contra y solo una abstención, la de Rosa Díez, de Unión, Progreso y Democracia (UPyD). Gaspar Llamazares, de IU, se ausentó de la votación para dejar claro su rechazo a una decisión que calificó de "ilegal"; y avisó de que se reservaba la posibilidad de acudir a los tribunales.

Hasta ahora, la misión militar ha costado a España 43 millones, a los que hay que sumar 14,4 por cada mes de prórroga.

Mientras, a las 20.10 llegaban a Torrejón los cinco heridos en el atentado contra una patrulla española en Afganistán el pasado sábado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de junio de 2011