Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CiU se salta el respeto a la lista más votada en 20 municipios

La federación desbanca al candidato con más sufragios en localidades como Sitges, La Roca y Sant Vicenç dels Horts tras evitarlo en Tarragona y El Vendrell

La lista más votada, cuando conviene. Una vez que analizó los resultados electorales, Convergència i Unió (CiU) prometió respetar la candidatura ganadora en los municipios donde sus votos fueran clave. El principio se ha podido sostener en los grandes municipios o en localidades donde los pactos se miraban con lupa. Sin embargo, hoy, cuando la práctica totalidad de los Ayuntamientos catalanes se constituirán, CiU se hará con una veintena de alcaldías en localidades donde no ganó. En Barcelona y Girona, pese a ganar el 22-M, la federación deberá esperar para recoger la vara de alcalde. Sendos recursos del Partido Popular (PP) y Esquerra (ERC) ante la Junta Electoral Central retrasarán el pleno de composición hasta el 1 de julio.

La norma sirvió a CiU para justificar la entrega de Badalona al candidato del PP, Xavier García Albiol, una decisión que chirrió en un sector del partido, que se mostró muy crítico en la ejecutiva de CDC que tomó esta decisión. La cúpula de Convergència impuso el respeto al ganador en Tarragona, donde tuvo que enfrentarse a la federación local con objeto de evitar un pacto con el PP para desbancar al Partit dels Socialistes (PSC). También tuvo que actuar en El Vendrell (Baix Penedès), donde el candidato Benet Jané flirteó con Plataforma per Catalunya para acabar pactando con todas las formaciones excluyendo al partido xenófobo.

Pero una vez fuera de los focos, de los pactos más comprometidos, las direcciones locales de la federación han actuado según les ha convenido. En 20 municipios CiU ha desbancado a la lista más votada. En la mayoría, el candidato nacionalista será alcalde tras un pacto para arrumbar al ganador. Es el caso de Sitges (Garraf), donde Miquel Forns será el edil tras pactar con el PP y dos grupos independientes. En Ulldecona (Montsià), CiU aislará al PSC pactando con el PP e independientes. Un acuerdo entre nacionalistas y populares también quitará la alcaldía a los socialistas en La Roca del Vallès (Vallès Oriental). En Sant Vicenç dels Horts (Baix Llobregat), facilitará con sus votos la alcaldía de Oriol Junqueras (ERC), y a independientes en Vallromanes (Vallès Oriental). Al cierre de esta edición, CiU negociaba por seis alcaldías más, entre ellas la de Parets del Vallès (Vallès Oriental). La federación cifra en 30 las alcaldías que ha perdido pese haber ganado en los comicios.CiU hace bandera del respeto a la lista ganadora desde que en 2003 venció -en escaños, que no en votos- en los comicios al Parlament y se quedó en la oposición tras el primer pacto tripartito. La ejecutiva de CDC se parapetó el lunes en este principio para justificar el pacto en Badalona con el PP, difícil de digerir para algunos miembros del sector más progresista del partido por el discurso xenófobo de Xavier García Albiol.

El acuerdo en Badalona permitió a CiU desbloquear los pactos con el PP que más ansiaba: los votos en el Parlament para avanzar los presupuestos de 2011 y, sobre todo, el apoyo del partido de Alicia Sánchez-Camacho para aupar a CiU a la presidencia de la Diputación de Barcelona tras 32 años de hegemonía socialista. Los nacionalistas han cedido terreno para contentar al PP, que se guardaba en la manga un posible pacto con el PSC para salir beneficiado de las negociaciones. CiU venció por primera vez en diputados provinciales (20) al PSC (19), y los 6 del PP eran claves.

El jueves por la noche se cerró un pacto que dio a los populares dos de las cuatro vicepresidencias, la de Territorio y Sostenibilidad y la de Desarrollo Económico y Ocupación. Los programas que dependen de estas dos áreas permiten al PP controlar casi 100 millones de euros de la Diputación. La institución provincial tiene un presupuesto de 661 millones, de los que 387, según las cuentas de 2011, se dedican a programas específicos. Las dos vicepresidencias de los populares les reportan competencias con importante presupuesto. Por ejemplo, deberán gestionar los 20 millones de euros que la provincia dedica a los espacios naturales protegidos, los 15 destinados a la mejora de equipamientos públicos y espacios urbanos, y los 23 asignados a la gestión de carreteras locales.

CiU gestionará 289,6 millones de estos programas. Los nacionalistas tendrán la presidencia y dos vicepresidencias, la de Conocimiento y Nuevas Tecnologías, y la de Acción Ciudadana. Estas áreas incluyen las dos partidas más cuantiosas: la del importante programa de bibliotecas públicas (37 millones de euros) y la destinada a recaudación de impuestos (42 millones).

Una vez repartidas las áreas, queda por definir quién las dirigirá. Salvador Esteve, alcalde de Martorell y presidente de la Asociación Catalana de Municipios, gana enteros para presidir la Diputación y embolsarse el sueldo de 108.576 euros anuales. Fuentes de CiU dieron ayer por hecho su nombramiento. El PP todavía no ha decidido quiénes serán sus vicepresidentes. El peso del organismo provincial en esta legislatura recayó en el futuro alcalde de Badalona, García Albiol, y gana peso el nuevo alcalde de Castelldefels, Manuel Reyes. Para sus vicepresidencias, CiU baraja los nombres del candidato de Badalona, Ferran Falcó, y de la alcaldesa de Sant Cugat, Mercè Conesa, entre otros. Los nacionalistas perfilan también quién dirigirá el resto de las Diputaciones: Josep Poblet será reelegido, probablemente, en la de Tarragona, y la de Girona o Lleida estará presidida por un miembro de Unió Democràtica.

CDC tendrá que ser generosa con Unió. Algunos dirigentes democristianos expresaron ayer su malestar por el protagonismo del secretario general adjunto de CDC, Oriol Pujol, en los pactos poselectorales, según la agencia Efe. Ante la rebelión de las federaciones de Tarragona y El Vendrell, Pujol tomó las riendas junto con el jefe de campaña de CDC, Lluís Corominas, relegando a un segundo plano al responsable de Unió en las negociaciones, Benet Maimí.

Los programas de la Diputación

- Hacienda pública: 42 millones de euros, CiU.

- Sistema regional

de lectura pública: 37 millones, CiU.

- Aportación a otros organismos: 24 millones, CiU.

- Gestión de carreteras locales: 23 millones, PP.

- Apoyo a la financiación local: 21 millones, CiU.

- Espacios naturales protegidos: 20 millones, PP.

- Centros residenciales: 17 millones, CiU.

- Mejora de equipamientos públicos: 15 millones, PP.

- Desarrollo cultural local: 13 millones, CiU.

- Atención a la dependencia: 11 millones, CiU.

- Museos y patrimonio cultural: 10 millones, CiU.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de junio de 2011

Más información