La patronal de las grandes clínicas pide la retirada de la reforma del ICS

La Asociación Catalana de Entidades de Salud (ACES) alertó de que la propuesta del Gobierno catalán de abrir los centros sanitarios públicos a que sean usados por la sanidad privada pone en peligro 25.000 puestos de trabajo del sector privado. La ACES -que agrupa, entre otros centros, las clínicas Quirón, Teknon, Delfos y Dexeus- expresó ayer su "absoluto rechazo" a la reforma de la ley del Instituto Catalán de la Salud (ICS), que permitirá alquilar a la privada camas y quirófanos que no utilicen, entre ellos los cerrados a causa de los recortes. La ACES considera que la medida supone "competencia desleal" y anunció que el viernes solicitará a la Generalitat que sea retirada.

La patronal alertó de que con la reforma, recogida en la ley ómnibus, se corre el riesgo de crear dos tipos de pacientes y de listas de espera, según el poder adquisitivo. "Se está poniendo precio a las listas de espera", denunció la ACES.

Según la entidad, la medida perjudicará a los pacientes con pocos recursos y a los profesionales y empresarios de la sanidad privada, y beneficiará "a un pequeño grupo de médicos de la pública que quieran tener su propio consultorio". La ACES recordó que la función de la pública "no es conseguir ingresos, sino cumplir el presupuesto".

El consejero de Salud, Boi Ruiz, garantizó que la reforma no afectará al derecho del paciente de escoger entre sanidad pública y privada. Salud reconoce que con la medida quiere aumentar sus ingresos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS