Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hacienda contra Coca-Cola

La Agencia Tributaria abre actas a la compañía por unos 55 millones

Coca-Cola tiene una relación tortuosa con el fisco en España. Hacienda ha levantado actas al gigante estadounidense por valor de unos 55 millones de euros por impago de impuestos entre 1997 y 2000. Además, los inspectores tienen bajo lupa sus declaraciones de los ejercicios entre 2005 y 2009.

La Agencia Tributaria ha abierto actas a Refrescos Envasados, filial de Coca-Cola en España, con una deuda total reclamada de 27,9 millones de euros (21 millones en cuota para impuesto de sociedades y 6,9 millones de intereses), según la memoria de la compañía correspondiente al ejercicio 2009, recientemente depositada en el Registro Mercantil. A esta reclamación, recurrida por la empresa, se suman otras correspondientes al impuesto de sociedades de los años 1997 a 2000, por 21 millones, y por IVA de 1998 a 2000, por 6,1 millones, cuyo desenlace está en manos del Tribunal Supremo. La compañía pagó tres millones de euros correspondientes a las liquidaciones que fueron firmadas en conformidad.

La compañía que dirige Marcos de Quinto argumenta en su memoria que "la posibilidad de una resolución desfavorable con respecto a las diversas reclamaciones pendientes es remota", en opinión del consejo de administración, por lo que no se han provisionado los montantes económicos totales que están en discusión con el fisco.

Además, en caso de que los tribunales acaben por dar la razón a la Agencia Tributaria, la filial española explica que el contencioso no afectará ni al resultado ni al patrimonio neto de la sociedad porque la casa matriz, The Coca-Cola Company, con sede en Atlanta, se ha comprometido a hacerse cargo tanto de la deuda tributaria como de las sanciones a que puedan dar lugar. Fuentes de Coca-Cola en España atribuyen estas reclamaciones a discrepancias con la Agencia Tributaria en la interpretación de algunos conceptos y la normativa fiscal, y recalcan que en un contencioso similar, correspondiente a 1989 y 1990, el Supremo dio la razón a la empresa.

Coca-Cola no fabrica sus bebidas en España. La marca vende a las embotelladoras el concentrado del producto, que, para el mercado español, se elabora en Irlanda. Refrescos Envasados, la compañía con los contenciosos pendientes con Hacienda, es una sociedad sin personal, con beneficios de 637.000 euros en 2009, pero de la que cuelgan Compañía de Servicios de Bebidas Refrescantes, Pemberton Productions y Coca-Cola Gestión. La batalla entre Coca-Cola y Hacienda por discrepar sobre el pago de impuestos data de antiguo y cada una de las actas atraviesa su particular proceso legal. Según la memoria de la filial española, en marzo de 2009 la Audiencia Nacional confirmó mediante resolución el acuerdo liquidatorio impugnado por la empresa con relación al impuesto de sociedades del año 2000. La deuda reclamada suma 5,9 millones, de los cuales 200.000 euros son aceptados por la firma y han sido provisionados, pero el resto queda pendiente del Supremo. Las reclamaciones de IVA siguen en los tribunales.

La sociedad además, tiene abiertas a inspección fiscal todas las declaraciones presentadas para los ejercicios de 2006 a 2009, ambos incluidos, aunque, en opinión de los administradores y de sus asesores fiscales, "no existen contingencias fiscales de importes significativos que pudieran derivarse, en caso de inspección, de posibles interpretaciones diferentes normativa fiscal aplicable a las operaciones realizadas por la sociedad".

Más adelante, la memoria de Refrescos Envasados también apunta que el pasado julio la Agencia Tributaria comenzó las actuaciones inspectoras de comprobación e investigación sobre el impuesto de sociedades de 2005 a 2007, sobre el IVA de 2006 a 2007 y por diversas retenciones en este mismo periodo. En caso de que Hacienda levantara acta desfavorable a Coca-Cola, la compañía cree que tendría lugar a finales de 2011.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de mayo de 2011