Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
64º Festival de Cannes

Viaje al gran bazar del cine mundial

Si las plantas superiores del Palais de Cannes pertenecen a los periodistas, abajo, en los sótanos, los protagonistas son los ejecutivos, productores y en general cualquiera que pertenezca al showbusinness. Es el Mercado de Cine de Cannes, el más grande del mundo, que comparte fechas con el festival. Aquí se pueden comprar películas, coproducirlas, venderlas... Centenares de posters colorean las paredes con todo tipo de géneros, nacionalidades o presupuestos. Algunos de esos filmes ni siquiera pasarán de ser un mero cartel a la búsqueda de financiación. Otros acabarán incluso concursando en futuros Cannes. Un potente productor español, que ayer mismo volvía a Madrid tras buscar financiación para varios proyectos, confiesa en un cruce de pasillos: "Esto ha caído mucho. Ya solo hay lugar o para los grandes proyectos de más de 20 millones de euros o para los muy pequeños y en estos los otros productores quieren entrar desde el inicio".

No muy lejos, en el pabellón español, algo más grande que las casetas normales, hay bullicio de encuentros y charlas. A un lado, Latido, agencia de venta de cine latino y español, presenta un cartel de Cuentos chinos, la nueva película de Ricardo Darín producida por Tornasol. Enfrente, el stand de la productora Filmax saca pecho con los posters de los últimos trabajos de Jaume Balagueró, Paco Plaza y Enrique Urbizu. Telecinco Cinema anuncia en el Variety diario que producirán El niño, de Daniel Monzón, con guión del cineasta y de Jorge Guerricaechevarría, y que cuenta el viaje de un chaval de 18 años que trafica hachís de Marruecos a España.

En otra división compite Harvey Weinstein. Ayer por la tarde cerró un salón del lujoso hotel Martinez para presentar sus nuevos proyectos, como Spykids 4, varios tráileres, la compra para la distribución de La dama de hierro, con Meryl Streep como Margaret Thatcher, y sobre todo, las primeras imágenes de I don't know how she does it, con su protagonista, Sarah Jessica Parker, como invitada de honor. De público, no más de 200 periodistas, ejecutivos del negocio y actores como Adrian Brody.

Toda la ciudad es cine. Por la mañana hubo un pequeño visionado, en una sala comercial, para compradores y prensa de Unlawfull killing, el lamentable documental de Keith Allen que apoya la teoría conspirativa en las muertes de Lady Di y su pareja, Dodi Al Fayed, y que ha pagado el padre de este, Mohamed Al Fayed. Por la noche, el español Juan Carlos Fresnadillo cenaba con distribuidores y gente del estudio que producirá El cuervo. En Cannes, estos días, hasta en los baños los anuncios son de cine. Del que se compra y del que se vende.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de mayo de 2011