Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El impuesto de sucesiones no se rebajará hasta junio

La piedra en el zapato que suponen las elecciones del 22 de mayo ha llevado a Artur Mas a aplazar hasta después de esa fecha la reforma del impuesto de sucesiones, que rebaja hasta su práctica desaparición. El tema no se debatirá hasta, por lo menos, el pleno del Parlament del 1 y 2 de junio, pues la Mesa de la Cámara acordó ayer no incluirlo en las sesiones de la próxima semana.

El deseo del Gobierno es tramitar la reforma en lectura única, un procedimiento de urgencia que permitiría su aprobación tras el debate y con efectos retroactivos al 1 de enero de este año.

La reforma del impuesto ha dividido al Consejo de Trabajo Económico y Social de Cataluña, cuya ejecutiva no halló la mayoría suficiente para emitir un dictamen. Eso llevó a sindicatos y patronales a expresar sendos votos particulares. CC OO y UGT rechazaron el proyecto por considerar que el tributo refuerza la cohesión social. Fomento del Trabajo y Pimec, en cambio, aplaudieron la medida, pero recriminaron que no se suprima también el impuesto de donaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de abril de 2011