Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La contable de Gisa justifica que robó por ser compradora compulsiva

La contable de la tesorería de Gisa acusada de robar 513.107 euros de la gestora de obra pública de la Generalitat admitió ayer ante el juez que sustrajo el dinero porque es compradora compulsiva, detallaron fuentes judiciales. Trinidad I. A., de 45 años y presunta autora de un delito de estafa y falsificación, reconoció al magistrado que utilizó su cargo para falsificar cheques de cuentas de la empresa a su nombre y que parte de esos cheques los cargaba en una tarjeta de El Corte Inglés para satisfacer su supuesto afán consumista.

La imputada falsificó firmas en 207 cheques desde 2007 hasta este año; después los cobraba en la ventanilla de la entidad bancaria -en metálico o ingresándolos a una cuenta- o los cargaba en una tarjeta de la cadena de grandes almacenes. Finalmente, manipulaba la contabilidad de la empresa gracias a que tenía acceso a la documentación y a la caja de Gisa, admitió la propia acusada al titular del Juzgado de Instrucción número 26 de Barcelona, que lleva la causa.

El pufo estaba bien organizado, detallaron fuentes próximas al caso: los apuntes contables manipulados están divididos y, al no estar duplicados, pasaron inadvertidos en varias auditorías. La investigación sobre el presunto fraude se inició tras la detección de irregularidades por parte de la nueva dirección, que encargó una nueva auditoría que detectó las irregularidades.

Gisa se halla en el epicentro de otra estafa en la que una docena de empresas asfalteras constituyeron una alianza en Girona para repartirse, presuntamente con la connivencia de la Generalitat, adjudicaciones de obra pública.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de abril de 2011