Tres grandes se dan la mano

El regreso de Gerard Mortier a Salzburgo ha sido algo así como el retorno de Ulises a la patria. Ayer por la mañana defendió la imagen de España, y en particular la del Teatro Real de Madrid, en una conferencia de prensa en la que se anunció el contrato de colaboración entre la Filarmónica de Berlín, el Festival de Pascua de Salzburgo y el Teatro Real. Se sentaron en la mesa presidencial, además del director artístico del Real, Simon Rattle, director musical de la Filarmónica de Berlín; Peter Alward, intendente del Festival de Pascua de Salzburgo; Martin Hoffmann, director general de la Filarmónica de Berlín; Gregorio Marañón, presidente del Patronato del Real, y Miguel Muñiz, director general del Teatro Real. Todos ellos valoraron muy positivamente un acuerdo que acoge las coproducciones de Salomé, de Richard Strauss; Carmen, de Bizet, y Parsifal, de Wagner, las tres óperas que el Festival de Pascua de Salzburgo presenta en 2011, 2012 y 2013, respectivamente, y que en Madrid se podrán ver y escuchar, bajo la dirección de Simon Rattle, en los meses de junio y julio de 2013, 2014 y 2015, en este orden: Parsifal, Salomé y Carmen. Esta última está coproducida además con el Festival de Verano de Salzburgo, donde Rattle la dirigirá con la Filarmónica de Viena. Los dos papeles principales estarán encarnados inicialmente por Magdalena Kozená y Jonas Kaufmann, como Carmen y Don José, mientras la puesta en escena corresponde a Aletta Collins. La producción de Salomé se estrenó anteayer y viajará también a la Ópera de Oslo.

Como no hay dos sin tres, la doble colaboración con los festivales de Pascua y Verano se va a ver complementada con I due Figaro, de Mercadante, con dirección musical de Riccardo Muti y puesta en escena de Emilio Sagi, perteneciente al tercer gran festival de Salzburgo, el de Pentecostés. El estreno aquí será el próximo 10 de junio y en Madrid durante la temporada 2011-12.

En la Festspielhaus de Salzburgo se repartieron ejemplares de la próxima temporada del Real, así como otras informaciones relacionadas con el teatro. Entre pasillos, Simon Rattle comentaba que este idilio español tuvo su primer paso en la adjudicación del Premio Juan de Borbón en Segovia, que él recogió en persona, y en el que se valoró especialmente la labor educativa de la Filarmónica de Berlín, un tema al que el maestro británico es particularmente sensible.

Gregorio Marañón y Miguel Muñiz se centraron en sus intervenciones en aspectos institucionales y de política cultural. Mortier insistió en los temas artísticos, destacando especialmente la permanente mejora de los cuerpos estables del teatro. De la orquesta bromeó que ahora tiene un modelo a imitar y del que aprender, refiriéndose a la Filarmónica de Berlín, pero también pronosticó una mejora inmediata al trabajar con maestros como Simon Bichkov o Thomas Hengelbrock, por ejemplo. Del coro del Real enjuició muy positivamente el trabajo de su actual director, el argentino Andrés Máspero, un maestro bien conocido en Alemania por su vinculación coral con Múnich.

La ópera en España queda catapultada con estos acuerdos al primer nivel. La proyección de prestigio del Teatro Real alcanza unas cotas de imagen hasta ahora desconocidas en España en el terreno lírico y que, a buen seguro, redundarán positivamente en el funcionamiento cotidiano del coliseo de la plaza de Oriente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 18 de abril de 2011.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterBECAS VERANO

Lo más visto en...

Top 50