Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Justicia permite las subvenciones a dos colegios sexistas

El Tribunal Superior de Justicia de Asturias ha revocado la decisión del Gobierno de esa comunidad de retirar gradualmente la subvención a los colegios privados Peñamayor y Los Robles (vinculados al Opus Dei bajo la marca de Fomento de Centros de Enseñanza), porque ambos centros separan a los alumnos por sexo.

Las sentencias dicen que la Consejería de Educación no siguió el procedimiento adecuado y no ha demostrado que los centros incumplan la ley. La Consejería no hizo ayer comentarios porque aún no ha recibido las sentencias.

Su argumento, en 2009, fue que las escuelas que solo admiten a chicos o a chicas contravienen la ley de educación aprobada en 2006, que habla expresamente de la no discriminación por razón de sexo. Las sentencias, sin embargo, dicen que la "educación separada por sexos no implica, por sí sola, discriminación" y añade que "no existe una normativa que impida a dichos centros concurrir al régimen de conciertos". El proyecto de Ley de Igualdad de Trato sí prohíbe expresamente dar dinero público a estos colegios, pero aún está en trámites. Hay 67 centros en España que separan por sexo y reciben subvención.

Retroactividad

El pasado diciembre, el Superior de Cantabria sí respaldó la retirada de la subvención pública a un colegio por admitir solo a chicos. Sin embargo, aquella decisión respondía a una demanda de la asociación de padres, con argumentos distintos de los del proceso en Asturias, asegura un portavoz de Fomento. El tribunal cántabro aún debe responder a la que ellos han puesto por no renovarles las ayudas, añade.

En 2008, el Tribunal Supremo dio la razón a Castilla-La Mancha al decir que las autonomías pueden negar el concierto a un colegio por separar por sexos, pero la gran duda es si eso vale solo para las nuevas peticiones o también para no renovárselo a quien ya lo tuviera. El fallo asturiano dice que la renovación debe darse si se siguen cumpliendo los requistos impuestos cuando se concedió, a no ser que haya faltas graves, por ejemplo, incumplir la ley.

Aún no se sabe si Asturias recurrirá, pero todo indica que la cuestión acabará en el Supremo, porque el fallo cántabro sí está recurrido y porque hay un conflicto similar pendiente en el Superior de Andalucía por la decisión de la Junta de retirar la subvención a los centros diferenciados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de abril de 2011