Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La cultura pirateada 'cuesta' 10.774 millones

El 78,6% de los contenidos culturales digitales consumidos en España entre el segundo semestre de 2009 y el mismo periodo de 2010 carecía de la autorización del dueño de los derechos de autor. Eran contenidos piratas. El porcentaje es un 3,4% mayor que el registrado en el mismo periodo del año anterior. Son datos del Observatorio de piratería y hábitos de consumo, un baremo semestral que ayer presentó en Madrid la Coalición de Creadores, un grupo de presión formado por entidades de gestión, como la SGAE, y sectores de la industria musical, como Promusicae. En total, en 2010, el valor de lo pirateado ascendería a 10.774 millones de euros.

La industria de contenidos digitales en España generó un volumen de "negocio legal" de 1.511 millones de euros en la segunda mitad de 2010, un 6,5% menos respecto al mismo periodo de 2009. El valor total de los contenidos pirateados en el segundo semestre de 2010 asciende a 5.562 millones de euros, un 8,6% más que en 2009, donde esa cifra llegó a los 5.121 millones. El valor de lo pirateado casi cuadruplica el valor del "consumo legal", indica el estudio.

Por tipos de contenido, lo que el informe denomina "tasa de piratería" (la proporción de materiales descargados sin autorización) alcanzó en la música el 97,9%; en las películas el 75,8%; en los videojuegos el 66,2%, y en el libro el 43,5%. El informe excluye los contenidos gratuitos (películas de TV en abierto, música en la radio y streaming musical, entre otros).

Andrés Dionis, director de la Coalición, admitió que, aunque no existiera la piratería, la industria no lograría vender los miles de millones en los que cifran el material ilícito: "Es como cuando se habla del robo en una joyería; se habla del valor de las piezas robadas. Eso no quiere decir que el joyero fuera a venderlas".

El caso de los libros es llamativo. El valor de lo pirateado ha pasado en 12 meses de 200 millones a 581 millones y la tasa de piratería se sitúa en el 121%. "Tiene que ver con los soportes: la tecnología para piratear existía desde hace mucho, pero los e-books no eran tan comunes", indica Dionis.

Para este estudio se ha encuestado a 6.018 personas, con edades comprendidas entre los 16 y los 55 años. El error muestral es del 1,3%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de abril de 2011