Crítica:
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

Los nuevos romanos

Sus integrantes siguen yaciendo en un lugar desconocido desde hace 1.900 años, pero el mito de la IX Legión del Imperio Romano sigue vivo. Al menos para la literatura y el cine, que siguen indagando, como alimento de un suceso con más pinta de (preciosa) leyenda que de estricta realidad, en el destino de unos cuantos miles de hombres que pudieron perecer en Britannia, en el siglo II, a manos de los pictos (ahora Escocia), sin dejar rastro alguno. Sin embargo, la gran película sobre el mito aún está por llegar. Ni lo fue Centurión (Neil Marshall, 2009) ni lo es La legión del águila, de Kevin Macdonald, basada en una famosa novela de Rosemary Sutcliff, editada en 1954. De hecho, ambas tienen similares virtudes, pero también parecidos defectos.

LA LEGIÓN DEL ÁGUILA

Dirección: Kevin Macdonald. Intérpretes: Channing Tatum, Jamie Bell, Donald Sutherland, Mark Strong, Denis O'Hare.

Género: aventuras. Reino Unido, EE UU, 2011. Duración: 114 minutos.

Más información

En la neoaventura del siglo XXI el cartón piedra y las mallas han dejado paso al hiperrealismo, a la ambientación histórica de impacto y a la credibilidad de las luchas y batallas (decapitaciones incluidas), lo que le da a La legión del águila un aspecto espectacular en su descarnada verosimilitud. Sin embargo, el retrato de caracteres y la calidad de los diálogos están muy por debajo de su aspecto formal. En una película con apenas dos personajes importantes, ambos masculinos, sin una gota de sentido del humor y aún menos de romance (no mujeres y ni haciendo un esfuerzo se cuela la rendija filogay), la relación entre el soldado romano y el esclavo britano debería ser apasionante, marcada a sangre y fuego, cargada de carisma. Pero Macdonald, autor de las notables El último rey de Escocia y La sombra del poder, y su guionista, Jeremy Brock, un habitual de la pompa británica (Su majestad, Mrs. Brown, Retorno a Brideshead), no lo consiguen. El itinerario moral, el que debe acompañar a los personajes en su búsqueda de la verdad, nunca acaba de ser trascendente, o al menos éticamente ambiguo. Está empapado de grandilocuentes palabras (patriotismo, honor), pero ambos conceptos no afectan el uno al otro, sobre todo en el interior del esclavo que debe decidir entre su tierra y una promesa honorable.

De modo que al final la personalidad y el recuerdo solo lo dejan las solemnes miradas de tres grandes secundarios (Donald Sutherland, Mark Strong y Denis O'Hare), y la metafórica fuerza de un monumento real: el muro de Adriano.

Channing Tatum y Donald Sutherland, sobrino y tío en <i>La legión del águila.</i>
Channing Tatum y Donald Sutherland, sobrino y tío en <i>La legión del águila.</i>

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción