Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rubalcaba encandila al PSOE en su respuesta al PP por el 'caso Faisán'

El vicepresidente reaparece en el Congreso y tilda de infamia las críticas populares

"¡Muy bien. Prolongados aplausos!". En el Diario de Sesiones del Pleno del Congreso de ayer se leen esas cuatro palabras en el cierre de la intervención de Alfredo Pérez Rubalcaba. Al final de la de José Luis Rodríguez Zapatero se lee un escueto "aplausos".

El vicepresidente primero volvía al Pleno del Congreso a responder tres preguntas del PP después de tres semanas de baja por enfermedad y en plena efervescencia del debate sucesorio del PSOE, en el que casi todas las miradas se dirigen hacia él. Rubalcaba hizo que la bancada socialista recuperara la sonrisa y volvió el runrún de la sucesión hasta por el doble sentido de la expresión que José Bono usó dos veces para acallar a los diputados del PSOE: "Ruego, por favor, que tengan en cuenta que no deben sustituir al vicepresidente del Gobierno. Es él el que debe contestar".

Los populares piden su dimisión por el presunto chivatazo a ETA

El 'número dos' del Ejecutivo compara a Rosa Díez con el gobernador de Tejas

A continuación, en el Diario de Sesiones consta una frase pronunciada desde su escaño por la socialista Elena Valenciano: "¡Somos la avanzadilla!".

Rubalcaba empezó comparando a Rosa Díez (UPyD) con el gobernador de Tejas por su oposición a la reducción de la velocidad máxima; siguió citando la canción de Amaral Sin ti no soy nada a un diputado del PP que le preguntó por el caso Faisán y acabó diciendo a Soraya Saénz de Santamaría (la portavoz del PP) que "de economía anda regulín".

"Está en forma", decían a la salida diputados que últimamente languidecen en los escaños socialistas. También lo vieron así diputados relevantes del PP.

De las tres preguntas, la más bronca volvió a ser la referida al caso Faisán, en la que el diputado Ignacio Gil Lázaro, que reitera este asunto en cada sesión de control, pidió la dimisión o la destitución del vicepresidente. "Su prepotencia y su soberbia le han jugado una mala pasada. En cualquier otro país usted habría tenido que dimitir o estaría ya cesado. Le recomiendo que no haga planes de muy largo alcance", dijo Gil Lázaro.

Rubalcaba le respondió con ironía sobre la insistencia en el mismo asunto, preguntándole: "¿Qué haría usted sin mí los miércoles? y ¿qué haría usted los miércoles por la noche, cuando pasea por esas tertulias de extrema derecha glosando las infamias que ha dicho en esta Cámara?" y citando la canción de Amaral. "Esmérese un poco, esmérese, pregunte cosas nuevas y cambie sus infamias; son intolerables", concluyó.

En su respuesta a Rosa Díez defendió la reducción de la velocidad máxima porque "la gente está cumpliendo, hay menos multas y estamos ahorrando gasolina". Y entró abiertamente en confrontación con la exsocialista ironizando sobre sus relaciones mediáticas: "Ese era el titular de algunos de los medios de prensa de la derecha, que debe usted leer con bastante asiduidad". La frase fue seguida de risas procedentes de la bancada socialista.

Sáenz de Santamaría le dijo: "Del caso Faisán sabe usted mucho y dice poco, a ver si de economía, que sabe usted muy poco, me dice a mí algo más". Y el vicepresidente respondió poniendo también en cuestión los conocimientos de economía de la portavoz del PP, para quien Rubalcaba no dijo la verdad, porque negó que se vaya a limitar el techo de endeudamiento de las comunidades por ley, en contra de lo que dice el acuerdo de la UE.

Antes de que Rubalcaba reapareciera, José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy mantuvieron su habitual cara a cara sobre las cifras de la crisis. En el empate infinito, el líder del PP le dijo que entorpece la recuperación y no toma medidas y el presidente del Gobierno le respondió lamentando la falta de propuestas de Rajoy. Como cada miércoles.

Tras la intervención de Carme Chacón, ministra de Defensa, en el Diario de Sesiones pone también un escueto "aplausos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de marzo de 2011