Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Catástrofe en el Pacífico

26.500 vehículos menos de media al día

Las fábricas de automóviles niponas prevén reabrir la próxima semana

De los 77,6 millones de vehículos que se fabricaron en el mundo el año pasado, según la Organización Internacional de Constructores de Automóviles (OICA), 9,6 millones salieron de las plantas instaladas en Japón. Una proporción que aumenta si se tienen en cuenta únicamente los automóviles: 8,3 de los 58,3 millones totales y que solo es superada por China con 18,3 millones.

Este sector supone el 17% de la industria japonesa y es uno de los bastiones en los que se ha basado su desarrollo durante las últimas décadas. Nomura, una de las escasas firmas que se han atrevido a cuantificar el descalabro industrial provocado por la catástrofe del pasado viernes, cifra el retroceso en un 0,3% del PIB japonés y aplaza al último trimestre de este año una recuperación prevista inicialmente para esta primavera.

Las restricciones originadas por el terremoto y el posterior tsunami supondrán, según los analistas, una pérdida media de producción diaria de unos 26.500 vehículos, de los que la mitad corresponden a Toyota, el primer fabricante mundial tras arrebatar el título el año pasado a General Motors. Lo que, según Goldman Sachs, puede traducirse en una reducción de sus beneficios de unos 72 millones de dólares diarios.

Las plantas afectadas directamente han sido pocas, como los puertos en los que se encontraban miles de vehículos listos para ser embarcados con destino a los mercados de Europa y Estados Unidos. Sin embargo, las características de una actividad industrial en la que desempeña un papel fundamental la logística y una producción ajustada, desarrollada al máximo por los japoneses con fenómenos como el just in time, acentúan las consecuencias del tsunami al no poder encajar la coordinación entre todos los participantes en la producción. La falta de suministro eléctrico es otro de los principales factores que dificultan la recuperación.

Toyota, tras cerrar sus 15 factorías el viernes, tenía previsto iniciar hoy el suministro de componentes en el mercado japonés y el próximo lunes, los destinados a la exportación. En cuanto a sus cadenas de montaje de automóviles, permanecerán cerradas al menos hasta el martes 22, cuando decidirán el calendario de apertura. Nissan también decidirá mañana la apertura de algunas de sus fábricas y Honda lo hará el día 20.

En cuanto a las pérdidas de su valor bursátil, las firmas automovilísticas japonesas también han sufrido un importante descalabro con caídas superiores al 20% en los casos de Mazda o Mitsubishi y en torno al 10% en el resto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de marzo de 2011