Cuba condena a un contratista de EE UU a 15 años de cárcel

Tras una semana de deliberaciones, el Tibunal Provincial de La Habana emitió ayer por fin su fallo en el caso del estadounidense Alan Gross: 15 años de cárcel, 5 menos de los que pedía la fiscalía, acusado del delito de realizar "actos contra la independencia y la integridad del Estado" por "participar en un proyecto subversivo" que pretendía crear "redes clandestinas de infocomunicaciones" fuera del control de las autoridades.

Gross, de 61 años, fue detenido el 3 de diciembre de 2009 en La Habana cuando trabajaba para una empresa subcontratada por la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID), que dedica anualmente millones de dólares a diversos programas destinados a "promover la democracia" en la isla.

Más información
Carter llega a Cuba para reunirse con Raúl Castro y tender puentes entre ambos países
Carter se entrevista con Raúl Castro y con representantes de la disidencia
Carter condena el embargo a Cuba y apuesta por el diálogo con La Habana
Obama: "Ya ha llegado la hora de que suceda algo en Cuba"

El Gobierno de Raúl Castro acusó a Gross de introducir ilegalmente en la isla diversos equipos de comunicación por satélite para su distribución entre sectores de la oposición, extremo que Washington siempre ha negado, arguyendo que el contratista simplemente viajó a Cuba para ayudar a la pequeña comunidad judía y facilitar a sus miembros diversos equipos para conectarse a Internet. El fallo del tribunal es apelable ante el Tribunal Supremo. El juicio contra el contratista, en momentos en que la Administración de Barack Obama había dado algunos pasos para flexibilizar el embargo, ha generado nuevas tensiones entre ambos países.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS