Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bigas Luna pide paso en la Academia

El cineasta presentará su candidatura como sustituto de Alex de la Iglesia - "Si esto es una patata caliente, la voy a pelar y me la voy a comer", asegura

Mientras paseaba a sus perros ayer por la mañana por el campo de Tarragona, en los alrededores de su masía, Bigas Luna hacía las últimas llamadas para cerrar la terna con la que se presentará para presidir la Academia de Cine. "Lo tengo casi cerrado", explicaba ayer a última hora de la tarde a este diario. En ese momento, el director de películas como Jamón, jamón o Bambola pedía algo de tiempo antes de hacer público su deseo de sustituir a Alex de la Iglesia, quien, tras dos años al frente de la institución, presentó su dimisión a finales de enero por su desacuerdo con el texto de la llamada ley Sinde.

El realizador barcelonés, de 64 años, aún con la terna no cerrada del todo, aseguraba entusiasmado que quiere sacar de viaje por el mundo a la Academia de Cine. "Creo que puedo aportar cosas interesantes. La Academia ya es una gran herramienta de promoción de nuestra cultura pero mi deseo es que esa promoción salte a Europa y Estados Unidos. El cine es el mejor arma de la cultura española para potenciar el resto de las artes, también fuera de nuestras fronteras", aseguraba anoche el realizador de Di Di Hollywood, mientras al fondo se oían los ladridos de sus dos perros.

Tres días es exactamente lo que ha necesitado Bigas Luna para tomar su decisión, después de que desde distintos sectores de la industria y de la propia junta directiva de la Academia le animaran a presentarse. Esta segunda vez -cuando José Luis Borau dejó la presidencia también se lo propusieron-no podía decir que no. Pero fue una frase de su mujer, Celia, la que acabó resultando decisiva. "Hay cosas que pesan y en mí pesa mucho la opinión de las mujeres... Celia me oía hablar por teléfono y rechazar la proposición y cuando colgué me dijo: '¿Cómo no te vas a presentar? ¡Si es estupendo!".

Bigas Luna, que ayer por la noche no había hablado todavía con Alex de la Iglesia, aseguraba que el director de Balada triste de trompeta ha realizado una labor magnífica en la Academia. "Le ha dado un gran empujón", añadió Bigas Luna, que quiere que en la terna con la que se presente a las elecciones figure un actor o una actriz -"es el colectivo mayoritario de la Academia", recuerda-, además de un representante de otro sector. "Me gustaría formar un equipo que representara a generaciones distintas y donde todo el mundo se sienta cómodo".

A la pregunta de si la Academia no es en estos momentos una auténtica patata caliente, Bigas Luna explica: "Si es una patata caliente, la voy a pelar y me la voy a comer. Seguro que es una patata de calidad, con un staff muy potente, una gran sede, una estupenda sala de proyecciones y un potencial enorme para dar saltos hacia arriba".

El anuncio de Bigas Luna se enmarca dentro de una intensa actividad generada en el seno de la Academia tras el anuncio de dimisión de Alex de la Iglesia. Será una patata caliente... pero más de uno y más de dos parecen dispuestos a quemarse los dedos y ocupar el despacho presidencial en el palacete de la calle Zurbano de Madrid, sede de la institución. Este diario pudo saber ayer que la actual vicepresidenta primera, Iciar Bollain, llamó a Cayetana Guillén Cuervo para que presentara su candidatura, formando terna con la directora Gracia Querejeta y el director de producción Emilio Pina. Cayetana Guillén Cuervo declinó esta oferta y también rechazó la invitación de Bigas Luna para sumarse a su terna. No hay que descartar el surgimiento de nuevas candidaturas... pero ahora parece claro que una tan potente como la de Bigas Luna podría acabar abriendo las puertas de la Academia. De confirmarse su desembarco en la institución, el cine catalán se apuntaría un indudable segundo tanto, tras el éxito apoteósico de la película Pa negre, de Agustí Villaronga, en la noche de los Goya.

Bigas Luna es un personaje que goza de amplio prestigio entre la familia del cine español. Más allá de sus dotes como guionista y realizador, siempre destacó su su gran capacidad para descubrir nuevos talentos interpretativos. Así, el director barcelonés fue el descubridor de -directamente- dos grandes estrellas de Hollywood como Javier Bardem y Penélope Cruz, a quien catapultó en su película Jamón, jamón. Otro de sus descubrimientos recientes ha sido Verónica Echegui, que se estrenó como actriz en Yo soy la Juani.

La situación crítica que vive la Academia de Cine se inició el día 25 de enero cuando su presidente, Alex de la Iglesia, anunció en la web de EL PAÍS su decisión de abandonar el cargo que ostentaba en la institución desde junio de 2009 por discrepancias con la llamada ley Sinde. Cinco días más tarde y después de fuertes presiones del Ministerio de Cultura para que De la Iglesia no presidiera la gala del 25 aniversario de los Goya, la junta directiva de la institución pidió al cineasta que permaneciera en su cargo y que fuera el anfitrión de la ceremonia. La junta directiva anunció también la convocatoria de elecciones en un plazo de tres meses, como marcan los estatutos.

Dos semanas de infarto

- 25 de enero. Alex de la Iglesia, presidente de la Academia de Cine desde junio de 2009, anuncia su dimisión en desacuerdo con la ley Sinde, que regulará las descargas no autorizadas de contenidos protegidos por derechos de autor.

- 26 de enero. La ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, declara que si De la Iglesia "no puede" seguir ejerciendo el cargo, "lo mejor es que lo deje". Y señala que Iciar Bollain, vicepresidenta primera de la Academia, "podría sucederle".

- 27 de enero. La junta pide a De la Iglesia que permanezca en su cargo y que presida la gala del 25 aniversario de los Goya. Se convocarán elecciones en un plazo máximo de tres meses.

- 28 de enero. Iciar Bollain critica a De la Iglesia: "Ha hecho un gran daño al cine español, solo se ha representado a sí mismo".

- 13 de febrero. El Teatro Real acoge la noche de los Goya. En su último discurso como presidente, el director de Balada triste de trompeta asegura: "Internet será la salvación de nuestro cine".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de febrero de 2011

Más información