Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ministro de Defensa alemán renuncia a su doctorado al ser acusado de plagio

Zu Guttenberg, estrella del Ejecutivo de Merkel, es uno de los políticos más populares

El currículum oficial del ministro alemán, Karl-Theodor zu Guttenberg, dice aún que su tesis doctoral obtuvo un summa cum laude, pero en la portada de su web personal han desaparecido las siglas que lo distinguen como doctor en Derecho.

Guttenberg renunció ayer "temporalmente" al uso de su título académico, debido a la acumulación de pruebas que indican que plagió numerosos pasajes de su tesis doctoral. Guttenberg, de 39 años, la presentó en 2006, cuando ya era parlamentario federal y figura destacada del grupo democristiano (CDU/CSU). El socialcristiano bávaro es la estrella del actual Gobierno de centro-derecha y uno de los políticos más populares del país. Figura incluso entre los candidatos a la futura sucesión de la líder democristiana, la canciller federal Angela Merkel (CDU).

El bávaro reconoce "errores" y espera a que las autoridades decidan sobre el caso

Guttenberg reconoció ayer "errores" y se disculpó por ellos, pero insistió en que su renuncia al título doctoral se prolongará solo hasta que la tesis supere la inspección de las autoridades académicas.

Desde que el diario Süddeutsche Zeitung (SZ) lo difundiera el miércoles a raíz de la investigación de un catedrático de Bremen, el escándalo sobre el plagio se ha convertido en una bola de nieve alimentada desde Internet por detectives voluntarios.

Una página web llamada GuttenPlag Wiki señalaba ayer por la tarde pasajes copiados en 118 de las 475 páginas que presentó el ministro para doctorarse en la Universidad de Bayreuth, en la Alta Franconia bávara. El SZ calcula que el autor tomó textos de 19 autores diferentes a los que no nombró. En Bayreuth revisan la tesis y la cotejan con los originales supuestamente saqueados.

Guttenberg dio sus explicaciones en una rueda de prensa a la que solo dejó entrar a un puñado de periodistas. El jueves por la tarde, a la vuelta de su enésimo viaje al frente afgano, el ministro tuvo que pasar por cancillería para justificarse ante Merkel.

Incluso el primer párrafo del trabajo es de un jardín ajeno, si bien ideológicamente próximo. El Ministro de Defensa lo fusiló de un ensayo publicado por el diario Frankfurter Allgemeine Zeitung en 1997. Destacan también los plagios al historiador Hagen Schulze; al ex ministro de Defensa, el democristiano Rupert Scholz, y al que fuera embajador de la Unión europea en Washington, Günter Burghardt.

Un observador extranjero podría sorprenderse por la magnitud que ha alcanzado este escándalo. Cabe recordar que el acaudalado barón Von und Zu Guttenberg cultiva una imagen pública de aristócrata intachable y de probo ciudadano. Él mismo titula su página web personal con el lema "responsabilidad obliga", en referencia obvia al dicho "nobleza obliga".

También es destacable la pasión alemana por los títulos académicos. En Alemania no es raro que un catedrático se adorne con las siglas "Prof. Dr.". Entre las élites mediáticas y políticas del país, el título de Doktor se considera una distinción valiosa que pocos se olvidan de anteponer a sus nombres. Por eso es muy común hacer trampas para obtenerla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de febrero de 2011