Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los estudiantes se manifiestan por la unidad de Bélgica

Los jóvenes critican la incapacidad de la clase política para formar Gobierno

Grupos de cientos de estudiantes neerlandófonos y francófonos se concentraron ayer en media docena de ciudades universitarias belgas en defensa de la unidad nacional, contra el separatismo y contra una clase política que 249 días después de las elecciones del pasado 13 de junio sigue sin ponerse de acuerdo sobre cómo realizar las reformas que satisfagan a unos y otros.

"División, no en nuestro nombre". Ese fue el lema de una plataforma que vio la luz a finales de enero en una cita de intelectuales y creadores flamencos reunidos para la ocasión en el Teatro Real Flamenco, en la capital belga. Una treintena de organizaciones estudiantiles de Flandes, Valonia y Bruselas la ha asumido como propia y ayer ofrecieron su interpretación festiva con marchas y concentraciones en Amberes, Bruselas, Gante, Lieja y las dos Lovainas, humorísticamente etiquetadas como la Revolución de las Patatas Fritas, el producto nacional por antonomasia con el que se quería hacer eco a las Revoluciones de Túnez (de los Jazmines) y Egipto (de los Faraones).

"La lengua no es problema, son los políticos" proclamaba una pancarta, y en otra se leía: "Los políticos no trabajan". El juego de la clase política con la división entre flamencos neerlandófonos y valones y bruselenses francófonos repugna a los jóvenes. "No queremos la división porque los problemas son los mismos a ambos lados de la frontera lingüística", proclamó al final desde la tribuna un estudiante que leyó una corta lista de reivindicaciones: "Queremos vivir juntos (...), queremos una circunscripción electoral federal, para que un valón pueda elegir a un político de Flandes (...), queremos que la seguridad social sea federal para que los trabajadores tengan los mismos derechos en Flandes y en Valonia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de febrero de 2011