Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ryanair se aleja de Girona

La aerolínea irlandesa anula 18 rutas para forzar a la Generalitat a darle 7,5 millones en ayudas

Ryanair camina por la senda del chantaje. La compañía anunció ayer que cancela 18 destinos desde el aeropuerto de Vilobí d'Onyar, en Girona. La única compañía que opera regularmente reducirá la frecuencia en otras 17 rutas porque la Generalitat no ha dado por bueno el preacuerdo que dejó listo el anterior Ejecutivo. Este preveía una subvención de 7,5 millones, más otros cuatro que la compañía pensaba ganar con la reducción de tasas, a cambio de mantener cuatro millones de viajeros al año hasta 2016.

El anuncio llegó ayer de la mano del vicepresidente de la aerolínea irlandesa, Michael Cawley. El recorte empezará progresivamente y está previsto que culmine el próximo invierno: de 4 millones de pasajeros a 2,3. De 64 rutas a 46. Los empleos directos e indirectos relacionados con la actividad de la empresa pasarán de 4.000 a 2.300 empleos. "La amenaza ha llegado a límites inaceptables", se quejó ayer el secretario de Transportes y Movilidad, Ricard Font, que puso como ejemplo un fax de la aerolínea. "Decía 'o a las cinco de la tarde tengo el convenio firmado o anunciaré reducción de vuelos en Girona", explicó.

El exsecretario Manel Nadal tacha al Gobierno de "irresponsable"

Se suprimirán los vuelos interiores de Madrid, Sevilla, Ibiza, Lanzarote y Tenerife Sur; los internacionales de Londres Gatwick (Reino Unido), Lille y Poitiers (Francia), Oslo Torp (Noruega), Perugia (Italia), Plovdiv (Bulgaria), Aarhus (Dinamarca), Dusseldorf Weeze y Hamburgo Lübeck (Alemania), Gdsank y Szczecin (Polonia), Estocolmo Vasters y Kristianstad (Suecia).

Para Ricard Font, la jugada de la aerolínea esconde una lectura más profunda: "Hay un desinterés creciente de Ryanair por estar en Girona". Desde septiembre, la aerolínea opera en El Prat. Font se ha negado a firmar el preacuerdo porque supone más subvención (7,5 millones frente a los 5 que se pagan ahora) y el compromiso de mantener menos pasajeros (cuatro millones, mientras que el convenio firmado en 2008 hablaba de ocho millones).

"El preacuerdo se tomó por unanimidad y se firmó con el acuerdo de CiU", se quejó ayer Manel Nadal, anterior secretario de Transportes y Movilidad. A su entender, la Generalitat está siendo "irresponsable": "No entiendo que no se puedan encontrar en los presupuestos de la Generalitat esos 3 o 4 millones".

La noticia ha sentado mal en Girona, donde se teme por el futuro sobre todo del sector turístico. "Pedimos un esfuerzo al Gobierno, que encuentre una vía para solucionarlo", pidió ayer el secretario general de la Federación de Organizaciones Empresariales de Girona, David Hugas. El gerente de la Unión de Empresarios de Hostelería y Turismo de la Costa Brava Centre, Martí Sabrià, recordó: "hay que tener en cuenta el retorno de esos 7,5 millones y decidir si conviene 1.000 parados más que cuestan 10 millones al año".

La Diputación, la Cámara de Comercio de Girona y la Generalitat escenificaron la unión con un comunicado conjunto como La Asociación para la Promoción y el Desarrollo en Girona (AGi) que forman. En él recordaron que Ryanair sigue teniendo un contrato vigente este año que conlleva obligaciones. No cumplirlas implicará "la revisión de las condiciones económicas". Pero antes de que llegue la sangre al río, Font intentará reunirse con la aerolínea, y seguirá buscando nuevos operadores que quieran ir a Girona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de febrero de 2011